Los pasajeros que viajen a la UE en vuelos procedentes de países terceros no podrán portar en su equipaje productos de origen animal

La prohibición afecta principalmente a la carne y la leche del país de origen extracomunitario, así como a productos elaborados a partir de estos alimentos.

A partir del próximo 1 de mayo, los pasajeros que viajen a la Unión Europea en vuelos procedentes de países terceros no podrán portar en su equipaje productos de origen animal como leche o carne adquiridos en esos países de origen. Con el objetivo de que los usuarios conozcan la nueva normativa -que también afectará a los paquetes enviados por correo- antes de su entrada en vigor, Bruselas anunció el jueves una campaña informativa para explicar las excepciones.

La prohibición afecta principalmente a la carne y la leche del país de origen extracomunitario, así como a productos elaborados a partir de estos alimentos. Sí se podrán introducir estos productos desde Croacia, Islas Feroe e Islandia con la condición de que no superen 10 kilogramos.

La leche en polvo y alimentos para bebés, alimentos especiales y comida para mascotas prescritos por razones médicas quedan asimismo exentos de la prohibición, con la condición de que su peso no sea mayor a 2 kilogramos, que no necesiten refrigeración antes de su apertura, que sean de venta directa al consumidor y que su precinto esté intacto si no está siendo utilizado.

En lo que respecta a los productos del mar (pescados y mariscos), los pasajeros podrán llevar o enviar hasta 20 kilogramos o un solo ejemplar que supere ese peso. Para otros alimentos como la miel, las ostras o mejillones vivos y los caracoles, se podrán introducir o enviar a la UE hasta dos kilogramos.

La normativa no se aplicará a los productos transportados entre Estados miembros ni a aquellos procedentes de Andorra, Liechenstein, Noruega, San Marino y Suiza.

El objetivo de las medidas es prevenir la entrada en la Unión Europea de enfermedades animales como la fiebre aftosa u otras que puedan ser transmitidas a los humanos, una meta para la que la opinión pública puede jugar un "papel importante", indicó la Comisión Europea en un comunicado.

Para difundir la nueva normativa, desde finales de 2008 se han distribuido carteles en 35 idiomas en puertos, aeropuertos y otros puntos de entrada a la Unión Europea, de modo que los pasajeros estén informados de las condiciones tanto en los puntos de partida como durante su viaje. También se proyectará un vídeo en 35 idiomas en los puntos de entrada a la UE y, especialmente, en aeropuertos y durante los vuelos desde países terceros.

Ya somos 198.330