El Gobierno reformará el impuesto municipal de circulación para vincularlo a las emisiones contaminantes

El impuesto de matriculación, que no se suprimirá temporalmente, ya fue modificado hace apenas un año con criterios medioambientales.

El Gobierno trabaja en una reforma del impuesto de circulación, de competencia municipal, con el fin de vincular este gravamen a las emisiones contaminantes de los automóviles, como ya hiciera con el impuesto de matriculación, transferido a las comunidades autónomas.

Así lo anunció el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña, quien, en declaraciones a Europa Press, descartó una supresión temporal del impuesto de matriculación. En este sentido, recordó que este gravamen fue modificado hace apenas un año con criterios medioambientales. "Es razonable y dudo de que vayamos más lejos", subrayó.

Sin embargo, Ocaña avanzó que el Gobierno está trabajando en la modificación del impuesto de circulación conjuntamente con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), si bien precisó que "se está hablando de una manera tranquila y pausada porque no es para hacerlo el mes que viene".

Según el responsable de Hacienda, "tendría sentido que el impuesto municipal de circulación fuera más ligado a lo contaminantes que son los vehículos, de forma que pague más el que más contamina. Es razonable desde el punto de vista de la eficiencia y de la equidad, es fácil de entender y sensato".

Actualmente, el impuesto de circulación se determina en función de un parámetro denominado potencia fiscal. Los ayuntamientos tienen potestad para establecer el gravamen, lo que provoca diferencias de hasta un 300% entre distintos municipios, según datos de Automovilistas Europeos Asociados (AEA) que recoge Europa Press.

En cuanto al impuesto de matriculación, de competencia autonómica, el 1 de enero de 2008 entró en vigor un nuevo sistema que vincula el gravamen a las emisiones de CO2 de los vehículos. Así, quedan exentos los coches que emiten hasta 120 gramos de CO2 por kilómetro.

De su lado, los vehículos con emisiones de entre 120 y 160 gramos tributan a un tipo del 4,75%, que se eleva al 9,75% para automóviles que emitan entre 160 y 200 gramos de CO2 por kilómetro. Los vehículos con emisiones de más de 200 gramos de CO2 pagan un tipo máximo del 14,75%.

Según datos correspondientes al cierre del ejercicio de 2007, el impuesto de matriculación aportó a las arcas de las comunidades autónomas 1.761,4 millones, un 7,5% más que en el ejercicio anterior, mientras que el impuesto de circulación procuró a los ayuntamientos 2.412,2 millones, un 6,5% más.

Ya somos 203.683