Desarticulada una red fraudulenta que estafó a 150 personas en EEUU y la UE

Enviaban cartas por las que hacían creer a los destinatarios que habían recibido una herencia millonaria procedente de un familiar desconocido.

Agentes de Policía Nacional han detenido a veintitrés personas que formaban parte de una organización especializada en las estafas por el procedimiento de las cartas nigerianas, de las cuales habrían enviado 20.000 ejemplares a más de 150 personas de Estados Unidos y la Unión Europea.

Los miembros de este grupo hacían creer a los destinatarios de las misivas que habían recibido una herencia millonaria procedente de un familiar desconocido. Tras contactar con las víctimas de forma inesperada mediante cartas y correos electrónicos, los detenidos trasladaban a los estafados a un chalet que habían acondicionado, en la periferia de Madrid, con diversas medidas de seguridad simuladas donde podrían acceder al dinero que habían heredado.

En este domicilio, los delincuentes habían simulado una cámara acorazada para hacer creer a las víctimas que allí guardaban los fondos. Además, habían instalado cámaras de seguridad que, en realidad, eran falsas con el fin de engañar a los destinatarios, según informó la Policía en un comunicado.

Para obtener el dinero que supuestamente iban a recibir, cuya cuantía oscilaba entre los 22 millones y los 53 millones de euros, las víctimas debían llamar a unos números de teléfono donde le indicarían el modo de hacerlo efectivo. Con el fin de aportar mayor credibilidad a la estafa, los criminales enviaban toda clase de documentos que aparentaban haber sido emitidos por organismos públicos españoles, así como por entidades bancarias y compañías de seguros.

Sello y logotipos de instituciones

Los acusados utilizaban sellos, membretes o logotipos de las diferentes instituciones, reales o inventadas en estos documentos falsos para aportar mayor apariencia de legalidad. Tras caer en el engaño, solicitaban a las víctimas diversas cantidades de dinero, que variaban en función de su solvencia económica, alegando que se destinaría para sufragar impuestos, gestión y emisión de certificaciones sobre la legalidad de los fondos.

En algunas ocasiones, los integrantes de la red llegaban a pedir a los estafados que se trasladaran a España con el fin de agilizar los trámites necesarios para el cobro de la herencia. Una vez en Madrid, acudían a las supuestas oficinas y empresas de seguridad donde les mostraban baúles o cajas de caudales que aparentemente contenían grandes cantidades de dinero.

La operación se ha saldado con veintitrés detenidos, en su mayoría de nacionalidad nigeriana, que operaban desde Madrid y las localidades madrileñas de Torrejón de Ardoz, Fuenlabrada, Móstoles, Parla, Leganés y Alcorcón.

Además, los agentes han practicado trece registros en Madrid y en las localidades de Móstoles, Alcorcón, Fuenlabrada, Leganés y Boadilla del Monte, donde se han incautado más de 20.000 cartas preparadas para su envío, 16 ordenadores, 55.000 direcciones de correo electrónico de potenciales víctimas, 30.000 euros en efectivo y gran cantidad de documentos y sellos falsos.

Asimismo, se han localizado más de cien cuentas bancarias abiertas en distintas entidades con documentaciones también falsas.

El fraude de las cartas nigerianas consiste en hacer creer a los destinatarios de las misivas y los correos electrónicos que han recibido una importante suma de dinero, después de haber contactado con ellos de forma inesperada.

La operación ha sido realizada por el Grupo de Estafas y Fraudes Bancarios de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal Central (UDEF), en colaboración con la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras y la Comisaría de Centro de Madrid.

Ya somos 198.022