FACUA critica las grandes incógnitas existentes sobre el nuevo modelo de tarifa eléctrica que entrará en vigor en julio

Denuncia que el Ministerio no le ha dado participación en la definición de la denominada Tarifa de Último Recurso.

FACUA-Consumidores en Acción critica las grandes incógnitas existentes en relación a la denominada Tarifa de Último Recurso (TUR) del sector eléctrico, que a partir de julio sustituirá al actual modelo de tarifa regulada.

FACUA denuncia que el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio no le haya dado participación al definir la TUR y la normativa que la regula. Y ello pese a que el pasado enero la Dirección General de Política Energética y Minas se comprometió con ella a abrir un canal permanente de interlocución después de su denuncia sobre las decenas de millones de euros cobrados irregularmente por las compañías eléctricas.

El 1 de julio, la actual tarifa regulada será sustituida por la TUR, que también fijará Industria y a la que podrán acogerse todos los usuarios domésticos con hasta 10 kWh de potencia contratada que no quieran contratar tarifas ofertadas por las eléctricas en el mercado libre.

FACUA denuncia que todavía sigue siendo una incógnita si el Ministerio intentará expulsar a los usuarios al mercado libre aplicando una gran subida al configurar la TUR.

Hay que tener en cuenta, advierte la asociación, que las actuales ofertas que presentan las comercializadoras eléctricas no resultan realmente atractivas, ya que implican descuentos insignificantes con respecto a la tarifa regulada.

Subidas en el último año

Asimismo, FACUA recuerda que entre enero de 2008 y enero de 2009, las tarifas eléctricas con mayor número de usuarios experimentaron subidas del 21,2 y el 20,6% en el precio del kilovatio hora (kWh). Se trata de la tarifa 2.0.2 (para una potencia contratada mayor de 2,5 y hasta 5 kW mes) y la 2.0.3 (hasta 10 kW), respectivamente.

Los incrementos en el precio del kWh o término de energía fueron del 36,2% en la tarifa 1.0 (hasta 1,0 kWh), el 22,1% en la 2.0.1 (hasta 2,5 kWh) y el 13,9% en la 3.0.1 (hasta 15 kWh).

A ello hay que añadir la auténtica subida encubierta que para muchos usuarios ha supuesto el recargo por cada kWh consumido por encima de los 500 mensuales.

La asociación advierte que en buena parte de los casos estos recargos son cuestionables al aplicarse sin tener en cuenta elementos tan importantes como la época del año, la zona geográfica, el número de usuarios de la vivienda y su equipamiento eléctrico.

El 12% de cerca de 28.000 usuarios encuestados por FACUA han sufrido penalizaciones en sus recibos de la luz de enero o febrero por supuestos excesos de consumo.

Ya somos 198.329