La prohibición de captura y comercialización de todas las especies de moluscos bivalvos llega a Portugal

La situación en las doce zonas de producción de la provincia de Huelva mejora.

La prohibición de captura y comercialización de todas las especies de moluscos bivalvos llega a Portugal mientras la situación en las doce zonas de producción de la provincia de Huelva mejora, tras haberse detectado altos niveles de fitoplancton tóxico, cuya ingesta por parte de los moluscos los hace nocivos para el consumo humano.

Según explicó a Europa Press la delegada provincial de Agricultura y Pesca en funciones, Esperanza Cortés, los controles necesarios se siguen realizando a diario y éstos apuntan que "existen zonas donde la concentración es más baja", por lo que Cortés valoró que "dan buenos resultados, por lo que hace pensar que es una situación pasajera".

Así, Cortés quiso anunciar a los consumidores que "cuando puedan consumir coquinas, almejas u otros bivalvos éstos serán de la mejor calidad" y subrayó que en el momento en que exista alguna zona donde se puedan capturar, se abrirá la misma.

En estos momentos, la situación afecta a todo el litoral onubense al alcanzarse concentraciones celulares en el agua inusualmente elevadas de una microalga productora de toxina tipo amnésica (ASP) por encima del nivel de cierre cautelar establecido por la Consejería de Agricultura y Pesca.

El Laboratorio de Calidad continúa haciendo análisis intensivos para comprobar la situación en todas las zonas de producción de la provincia, habiéndose empezado a detectar la presencia de esta toxina en los moluscos, aunque por el momento a unos niveles por debajo del límite legal establecido.

La Delegación Provincial de Agricultura y Pesca recuerda que el marisqueo sin licencia está prohibido y las sanciones por este incumplimiento pueden oscilar entre los 301 y los 60.000 euros para la captura tanto coquinas como otros bivalvos sin autorización.

Ya somos 191.113