FACUA Andalucía muestra su preocupación por los cambios en las competencias en materia de Consumo a un año del inicio de la legislatura

Espera un cambio de denominación para que la Consejería pase a ser de Salud y Consumo y que Montero tome las riendas de las políticas de protección de los consumidores como uno de los elementos prioritarios en momentos de crisis.

La Federación de Consumidores en Acción de Andalucía-FACUA muestra su preocupación por los cambios en las competencias en materia de Consumo a un solo año del inicio de la legislatura.

Y ello teniendo en cuenta la especial importancia de la protección de los consumidores en este periodo de crisis económica y los compromisos asumidos por la Consejería de Gobernación, que pierde las competencias a favor de la de Salud.

Compromisos que en parte fueron plasmados en el Plan Estratégico de Protección y Defensa de las Personas Consumidoras y Usuarias de Andalucía 2008-2011 y que a día de hoy carecen aún de un suficiente impulso.

FACUA Andalucía advierte que el potencial trasversal que tenía la Consejería de Gobernación para articular las políticas de Consumo con el resto de consejerías puede perderse con su paso a Salud y espera que en ésta no se asuma como algo secundario.

La Federación espera un cambio de denominación para que la Consejería pase a ser de Salud y Consumo, nombre que tuvo en las dos primeras legislaturas, entre agosto de 1982 y junio de 1986. En este sentido, FACUA Andalucía recuerda que el consumo y la protección de los consumidores abarcan todo tipo de ámbitos que nada tienen que ver con la salud, por lo que no sería coherente que la Consejería mantuviese su nomenclatura actual.

La organización demanda que la consejera María Jesús Montero Cuadrado tome las riendas de las políticas de protección de los consumidores como uno de los elementos que el Gobierno andaluz debe considerar prioritarios en momentos de crisis.

Asimismo, reclama que Montero trabaje para que el Gobierno andaluz reconozca el papel de agentes económicos y sociales que desempeñan las federaciones de consumidores andaluzas, un cambio que debe dar lugar a un nivel mucho mayor de interlocución.

Ya somos 191.585