La Dirección General de Consumo discrimina a FACUA en sus subvenciones tras las críticas a su gestión y la ruptura del contrato-programa con el PSOE-A

Las cantidades destinadas a la organización UCA-UCE, vinculada al PSOE, han aumentado en casi un 60% en cuatro años, mientras que FACUA recibe hoy menos subvenciones que en 1999. El 80% del aumento en las partidas presupuestarias de Consumo experimentado en los últimos cuatro años ha ido a parar a UCA-UCE.

La Dirección General de Consumo de la Junta de Andalucía ha respondido al posicionamiento crítico e independiente de la Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA) acentuando la discriminación en la concesión de las subvenciones que de acuerdo con la ley otorga anualmente a las federaciones de consumidores para el desarrollo de sus obligaciones legales.

Entre las críticas de FACUA a la gestión del organismo de la Consejería de Gobernación responsable de las políticas de Consumo caben destacar el rechazo al Plan Estratégico de Protección al Consumidor de Andalucía y al Anteproyecto de Ley de Protección de los Consumidores y Usuarios de Andalucía, determinantes en la ruptura pública del contrato-programa suscrito con el PSOE de Andalucía para las Autonómicas de 2000.

Continuando con la tendencia iniciada en 2000, en el que FACUA sufrió un recorte de casi 17.000 euros (-5,9%) en sus subvenciones con respecto al año anterior mientras que la organización UCA-UCE aumentó 55.894 euros (+30,8%), este año la Dirección General de Consumo ha acentuado la discriminación en favor de la organización UCA-UCE, vinculada al PSOE, al otorgarle nuevamente la casi totalidad del aumento que ha experimentado la partida de subvenciones.

De hecho, de los 134.253 euros de aumento que desde 1999 han experimentado las subvenciones, 106.646 euros han sido recibidos por UCA-UCE, lo que representa el 80%. Por su parte, FACUA recibirá en este ejercicio 2.773 euros menos que hace cuatro años.

Retroceso en las políticas de Consumo

Asimismo, FACUA critica que, en conjunto, las cantidades destinadas a las federaciones de consumidores andaluzas continúan siendo insuficientes y no corresponden al papel de agentes sociales y económicos que juegan y a la amplia participación institucional que realizan, con presencia en más de 200 órganos consultivos de Andalucía.

El Consejo de los Consumidores y Usuarios (CCU) de Andalucía demandó en 2001 a la Dirección General de Consumo una subida del 100% durante el periodo 2002-2005, para alcanzar los 1.500.000 euros al finalizar este intervalo. Un incremento insuficiente a juicio del CCU de Andalucía pero que, de llevarse a cabo, supondría un primer paso para dignificar las subvenciones a las federaciones de consumidores.

Sin embargo, desde entonces las subvenciones han aumentado de forma poco menos que testimonial, un 4,1%, poco más de 32.000 euros. En sus valoraciones sobre los presupuestos de la Junta de Andalucía para 2003, el presidente de FACUA denunció el pasado noviembre ante la Comisión de Economía, Hacienda y Presupuestos del Parlamento de Andalucía que éstos reflejan el freno que están sufriendo las políticas de Consumo, con una lamentable falta de voluntad política para garantizar el cumplimiento de las competencias que tiene atribuidas la Comunidad Autónoma y de potenciar realmente la autoorganización de los consumidores.

FACUA criticó la escasa cuantía destinada un año más al desarrollo de las funciones y actividades de las federaciones de consumidores y las cantidades claramente insuficientes para garantizar un funcionamiento digno del Consejo Andaluz de Consumo, órgano de concertación en materia de Consumo entre consumidores y empresarios, y el Consejo de los Consumidores y Usuarios de Andalucía, el órgano de consulta y representación de los consumidores andaluces.

Ya somos 190.626