Francia logra que la UE avale su polémica ley contra el intercambio gratuito de archivos en Internet

La cuestión ahora es cómo detectar que los usuarios comparten archivos protegidos por derechos de autor sin que ello implique una vulneración de su privacidad, un derecho fundamental.

Francia logró este miércoles que la Unión Europea avale su polémica ley contra el intercambio gratuito de archivos en Internet en la reforma de la normativa comunitaria en materia de telecomunicaciones, que fue objeto de un acuerdo definitivo entre la Eurocámara y los Gobiernos de los Estados miembros, según informaron fuentes comunitarias.

El último punto de discrepancia entre el Parlamento y los Veintisiete que había impedido el acuerdo se refería precisamente a la cuestión de las descargas. La Eurocámara quería que la legislación comunitaria dejara claro que no se podrá cortar el acceso a Internet a un usuario que realice descargas salvo si hay una decisión judicial previa.

Francia se oponía a esta disposición porque hubiera bloqueado la ley contra el intercambio gratuito de obras culturales sin ánimo de lucro en Internet promovida por su presidente, Nicolás Sarkozy. De acuerdo con esta ley, una autoridad administrativa estará facultada para cortar de dos meses a un año el acceso a la red a quienes realicen descargas ilegales.

Tras varias semanas de negociaciones sobre este artículo, la Eurocámara y los Gobiernos alcanzaron un texto de compromiso en el que desaparece la exigencia de una autorización judicial previa para el corte de acceso. Se señala simplemente que cualquier medida que se tome respecto a los usuarios debe respetar los derechos y libertades fundamentales y debe ser recurrible ante los tribunales.

Este texto no sólo no se contradice con la ley francesa sino que la legitima, según explicaron fuentes diplomáticas, que señalaron que no se modifica en ningún extremo la situación actual porque cualquier decisión administrativa ya puede recurrirse.

Tras este acuerdo, que ya ha sido refrendado por los embajadores de los 27, la reforma del sector de las telecomunicaciones se someterá a una votación final del pleno de la Eurocámara la semana que viene.

La cuestión ahora es qué fórmulas pretenden utilizar los Estados miembros que quieran aplicar normas de este tipo para detectar que los usuarios comparten archivos protegidos por derechos de autor sin que ello implique una vulneración de su privacidad, un derecho fundamental.

Ya somos 204.011