FACUA critica que Zapatero pretenda reactivar el mercado inmobiliario actuando contra los usuarios en lugar de contra los especuladores

La deducción fiscal por la compra de la primera vivienda desaparecerá en 2011 para quienes ganen más de 24.000 euros anuales.

FACUA-Consumidores en Acción critica que el presidente del Gobierno pretenda reactivar el mercado inmobiliario actuando contra los consumidores en lugar de hacerlo contra los especuladores.

Así, la asociación muestra su rechazo a la medida anunciada por José Luis Rodríguez Zapatero, por la que a partir de 2011 quitará el derecho a deducciones fiscales por la compra de la primera vivienda a la mitad de los asalariados.

La asociación cree correcto que las rentas muy altas sean excluidas de la posibilidad de beneficiarse de deducciones fiscales de este tipo, pero ve que el límite de 24.000 euros anunciado por Zapatero dejará fuera a una cifra excesiva de rentas medias; de hecho, el presidente ha indicado que la mitad de los asalariados seguirán beneficiándose de las deducciones, por lo que la otra mitad no podrá hacerlo.

Zapatero ha dicho que los nuevos compradores de vivienda mantendrán los derechos de deducción fiscal actuales (hasta 9.050 euros) si las adquieren en los próximos 19 meses -hasta diciembre de 2010-. Para rentas superiores a 17.000 euros, la deducción se reducirá linealmente hasta desaparecer cuando la renta declarada esté por encima de 24.000 euros anuales.

FACUA considera inaudito que el presidente haya argumentado que con esta medida, "el mercado se podrá reactivar durante los próximos meses para liberar el parque inmobiliario de pisos vacíos, sin vender o alquilar".

Y es que el anuncio de Zapatero se traduce, en opinión de FACUA, en que la política del Gobierno frente a la especulación inmobiliaria no es actuar contra los abusos en los precios y las condiciones de las hipotecas, sino contra los propios consumidores, abocándoles a acelerar sus decisiones de compra, pese a los elevados precios, con la amenaza de que perderán las deducciones fiscales si esperan a que se produzcan más bajadas.

La asociación considera que el Gobierno debe presionar al sector inmobiliario para que aplique bajadas mucho más significativas a sus precios, las cuales no han sido todavía en absoluto proporcionales a la enormes crisis de la que se queja un sector que sigue demandando ayudas públicas sin renunciar a márgenes de beneficio abusivos.

Ya somos 191.172