FACUA Sevilla exige al Ayuntamiento el adecentamiento del Cementerio de San Fernando ante su lamentable estado de conservación

La Asociación ha pedido a la Delegación de Salud y Consumo que mejore el mantenimiento del recinto, sobre todo en la zona de nichos.

La Asociación de Consumidores en Acción de Sevilla-FACUA ha exigido al Ayuntamiento de Sevilla que adecente el Cementerio de San Fernando debido al lamentable estado de conservación del mismo.

En este sentido, el presidente de FACUA Sevilla, Manuel Baus Japón, se ha dirigido a la delegada de Salud y Consumo del Ayuntamiento de Sevilla, María Teresa Florido Mancheño, recordándole que la Ordenanza reguladora de los servicios funerarios y del Cementerio de San Fernando recoge que su vocación "está totalmente vinculada a la prestación del mejor servicio a los interesados".

Tras recibir reclamaciones de numerosos usuarios, técnicos de FACUA Sevilla se desplazaron al recinto para comprobar el estado del mismo, verificando las pésimas condiciones en las que se encuentran muchas de las zonas del cementerio.

Concretamente, la zona trasera del camposanto, donde se encuentran situados los nichos, es la más perjudicada. Muros sin pintar y descascarillados, incluso con basura dentro de los huecos o vallas que en ocasiones impiden el paso a los nichos.

Los caminos también están afectados, ya que hay losetas en el suelo a modo de parche con el consiguiente peligro para los viandantes. Además, tienen malezas y suciedad sin recoger.

Algunas de las instalaciones del recinto se encuentran en mal estado, como unas fuentes con agua estancada y sucias o con charcos a su alrededor, lo que impide un uso adecuado de las mismas.

Todo ello contrasta con la buena imagen de la avenida principal del cementerio, que se encuentra limpia y muy cuidada. Sin embargo, la zona de nichos es una de las más transitada por los usuarios.

FACUA Sevilla considera inaceptable que los usuarios que acuden al cementerio en la triste situación de la pérdida de un ser querido soporten además el aspecto lúgubre que la dejadez en las tareas de conservación dan al lugar.

Ya somos 198.172