El Gobierno aprueba un nuevo reglamento para reforzar la seguridad operacional en los aeropuertos

Será aplicable a los aeropuertos y helipuertos con operaciones de transporte público, así como a los aeródromos utilizados por la aviación general.

El Consejo de Ministros aprobó el jueves un real decreto que refuerza la seguridad operacional de los aeródromos de uso público en España, al determinar las especificaciones técnicas para su diseño y operación e incorporar así las últimas normas y métodos establecidos por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) en esta materia.

Para facilitar la adecuación de los aeropuertos existentes a la nueva norma, el real decreto prevé un periodo transitorio de siete años. Precisamente, Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) ha presupuestado en su Plan de Inversiones más de 230 millones de euros para la adecuación de sus aeropuertos.

El nuevo reglamento establece como "requisito imprescindible" la certificación de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) para la apertura de los aeropuertos de interés general al tráfico de transporte aéreo, lo que supone "un elemento de control adicional". Además, precisa las obligaciones de los gestores de los aeropuertos para la operación segura de las aeronaves.

Dicha normativa será aplicable a los aeropuertos y helipuertos en los que se realizan operaciones de transporte público, así como a los aeródromos utilizados por la aviación general -civil, deportiva, de turismo y corporativa-, siempre que se encuentren abiertos al uso público y completa las regulaciones en materia de aviación civil que se aplican a las aeronaves, sus operaciones, el sistema de navegación aérea y el personal aeronáutico.

Proceso de certificación

En el procedimiento de certificación establecido en el nuevo reglamento se especifica que cada aeropuerto deberá disponer de un manual, que responderá a la estructura indicada en el reglamento, y será común para todos los aeródromos, donde se recogerán las características y los procedimientos operativos.

Además, entre las novedades que incorpora la norma destaca la exigencia de que todos los aeropuertos incorporen a su organización un sistema de gestión de la seguridad, que de forma continua permita identificar y prevenir los riesgos asociados a la operación aeroportuaria.

Ya somos 191.172