Ante el inicio del Plan 2000E

FACUA aconseja no comprar por impulso y recuerda que un mismo coche puede variar hasta 3.600 euros en función del concesionario

Teme que determinados fabricantes y concesionarios reduzcan los descuentos que ofrecían hasta ahora aprovechando las ayudas gubernamentales para aumentar sus márgenes de beneficio.

Ante el inicio de las ayudas del Gobierno y las comunidades autónomas a través del Plan 2000E, FACUA-Consumidores en Acción recomienda a quienes estén valorando comprar un automóvil que no tomen decisiones de forma impulsiva y recuerda que un mismo modelo puede variar hasta 3.600 euros en función del concesionario.

En este sentido, FACUA aconseja reflexionar sobre si realmente se necesita jubilar un vehículo para comprar otro nuevo o de segunda mano y no dejarse cegar por la publicidad de descuentos o condiciones de financiación que pueden ser menos ventajosos de lo que parece a primera vista.

En relación al precio, el que importa es el ofertado, sean cuales sean los supuestos descuentos ofrecidos por el fabricante y el concesionario.

Asimismo, FACUA teme que determinados fabricantes y concesionarios reduzcan los descuentos que ofrecían hasta ahora aprovechando las ayudas gubernamentales para aumentar sus márgenes de beneficio. Por ello, considera que el Ministerio de Industria debe controlar la evolución en los precios del sector.

En qué consiste el Plan 2000E

Este lunes 18 de mayo arranca el Plan 2000E, del que pueden beneficiarse particulares, autónomos y PYME que compren un vehículo nuevo u otro de menos de dos años de antigüedad con un precio inferior a 30.000 euros (IVA/IGIC incluido) en sustitución de otro que destinen al achatarramiento.

El Gobierno de España ayudará a los consumidores con 500 euros y las comunidades autónomas que se sumen al Plan con otros 500, a los que los fabricantes sumarán otros 1.000 euros de descuento en el caso de los vehículos nuevos. Al adquirir su vehículo, los consumidores podrán optar entre acogerse al plan VIVE o al nuevo Plan 2000E.

Los vehículos para el achatarramiento deben tener al menos 10 años de antigüedad o un kilometraje mínimo de 250.000 kilómetros, si se adquiere un vehículo nuevo, o una antigüedad mínima de 12 años si se compra uno de segunda mano.

Condiciones que deben cumplir los vehículos nuevos

En el caso de adquisición de vehículo turismo categoría M1:

- Que sus emisiones de CO2 no sean superiores a 120 grs/km o,

- Que sus emisiones de CO2 no sean superiores a 149 grs/km y además incorpore sistemas de control electrónico de estabilidad y detectores presenciales en plazas delanteras o,

- Que sus emisiones de CO2 no superen los 149 grs/km e incorporen un catalizador de tres vías para vehículos de gasóleo o dispositivos EGR de recirculación de gases de escape para vehículos diesel.

En el caso de vehículos de transporte de categoría N1 (vehículos de transporte cuya masa máxima no supere las 3,5 tm), sus emisiones no deberán ser superiores a 160 gr/km y el cliente deberá dar de baja un vehículo de turismo de categoría M1 o un vehículo de transporte de categoría N1, de una antigüedad mínima de 10 años o un kilometraje mínimo de 250.000 km, si se adquiere un vehículo nuevo, o de una antigüedad mínima de 12 años si se adquiere un vehículo de segunda mano.

Grandes diferencias de precio entre concesionarios

Un reciente estudio realizado por FACUA detectó diferencias a la baja de hasta el 18,7% al comparar los precios del mismo automóvil en distintos concesionarios.

La asociación analizó los precios de siete vehículos de otros tantos fabricantes en noventa concesionarios para evaluar las diferencias y cuánto puede llegar a ahorrarse un consumidor comparando entre varios establecimientos.

La prueba realizada por FACUA consistió en pedir información en varios concesionarios de la misma provincia y, tras recibir la primera oferta, indicarles cuál era la más económica para darles la opción de que la mejorasen. Así, logró reducir las primeras ofertas más caras entre 1.392 y 3.600 euros, según el modelo de automóvil.

La asociación recomienda comparar precios en el máximo número de concesionarios posible. En este sentido, aunque los primeros a los que acudan presenten ofertas prácticamente idénticas es aconsejable seguir solicitándoselas a otros, ya que hay muchos motivos por los que pueden darles precios mucho más reducidos: recorte de los márgenes de beneficios por la necesidad del establecimiento de alcanzar un mínimo de ventas en un periodo, disponibilidad del vehículo que se busca en stock...

Asimismo, si las diferencias entre los concesionarios de una misma provincia no son muy acusadas, como ocurrió en algunos de los casos contemplados en el estudio, lo mejor es contactar con los de otras provincias cercanas antes de tomar una decisión.

Ya somos 190.563