Desarticulada una trama empresarial que eludía el pago de impuestos por bebidas alcohólicas

Los detenidos en toda España habrían defraudado cerca de 22 millones de euros entre 2006 y 2007.

Agentes de la Guardia Civil, en colaboración con la Agencia Tributaria, desarticularon una trama empresarial que eludía el pago de impuestos y que habría estafado al Estado alrededor de 22 millones de euros entre 2006 y 2007.

En esta operación denominada Azemur y que se ha desarrollado en Madrid, Vizcaya, Córdoba, Sevilla y Zamora, se ha detenido a once personas que, en concreto, eludían el pago del IVA y habrían obtenido indebidamente la devolución de los impuestos especiales en bebidas alcohólicas.

Según informó la Benemérita, las distribuidoras de alcoholes obtenían grandes beneficios económicos mediante un depósito fiscal utilizado por la trama. Para ello, la organización creó un entramado de empresas popularmente conocidas como truchas.

Este tipo de empresas carecen de un domicilio social, no ejercen una actividad económica clara y su administración recae sobre las personas sin patrimonio e localizables, denominados testaferros.

De este modo, las empresas truchas compraban bebidas alcohólicas sin pagar el IVA y los impuestos especiales correspondientes. Entonces, simulaban realizar entregas extracomunitarias de las bebidas, también exentas de pagar impuestos, y las enviaban a un depósito fiscal fuera del territorio nacional.

A continuación, las bebidas eran reintroducidas nuevamente en España para que las vendieran otras empresas también implicadas en la trama. De esta manera, las empresas truchas conseguían obtener un IVA que luego no era ingresado en la hacienda pública.

Recuperación de la cantidad defraudada

Tras sucesivas ventas entre varias empresas que hacían de pantallas, los compradores de las bebidas reclamaban el IVA correspondiente por cada operación.

El proceso final llegaba cuando las distribuidoras reclamaban un IVA falso y conseguían que el Tesoro público tuviera la obligación de devolver unos impuestos que no eran ingresados por las empresas truchas.

Según los investigadores, una vez cuantificadas las cuentas bancarias y los bienes, muebles e inmuebles bloqueados, la Agencia Tributaria podrá recuperar la cantidad defraudada.

Se han practicado cuatro registros domiciliarios, dos de ellos en Zamora, uno en Madrid y otro en Vizcaya, en los que se ha intervenido abundante documentación física y en soporte informático.

Además se ha procedido al precinto del depósito fiscal que almacenaba mercancía valorada en unos 400.000 euros.

La operación ha sido dirigida por el Juzgado de instrucción número 3 de Zamora. En Madrid se ha detenido a otras tres personas, en Zamora otras dos, en Vizcaya ha sido apresado un individuo, otro en Córdoba y cuatro más en Sevilla.

Ya somos 191.231