Denuncian la venta "incontrolada" de gafas graduadas premontadas "de baja calidad óptica"

El Colegio de Ópticos de Andalucía advierte que pueden producir "trastornos en el sistema visual".

El Colegio de Ópticos de Andalucía ha advertido de la venta "incontrolada" de gafas graduadas premontadas, las cuáles se caracterizan por usar lentes oftálmicas "de baja calidad óptica" que pueden producir "trastornos en el sistema visual" del usuario.

Según denunció la citada institución colegial, la venta de este tipo de gafas, práctica que viene detectando "desde hace tiempo" en el conjunto del país, se lleva a cabo en numerosos establecimientos como "tiendas de regalo, bazares, gasolineras, supermercados y farmacias" y "sin el asesoramiento" de personal cualificado.

Junto a ello, alertaron de que estas lentes se montan "en la misma fábrica que las produce", fundamentalmente "en países asiáticos", de forma "no individualizada" y sin contar en la práctica "con ningún tipo de control sanitario".

"Son los propios usuarios los que eligen la graduación de sus lentes, de forma que, además de incumplirse la ley, no es posible evaluar con suficientes garantías si existen otro tipo de anomalías visuales, patologías, deficiencias acomodativas, alteraciones binoculares o diferencias de graduación entre ambos ojos", prosiguió la entidad colegial.

Por ello, los ópticos-optometristas andaluces denunciaron que, "pese a que existe un marco regulador preciso, que exige la adaptación individualizada por personal sanitario especializado de los productos sanitarios que así lo requieren", la venta de gafas premontadas sin ningún tipo de control ni información al usuario "es tolerada por la Administración, provocando la desprotección en el ámbito de la salud y de la seguridad de los consumidores, así como una clara inseguridad jurídica".

Según expuso Javier Rodríguez, delegado en Sevilla del Colegio de Ópticos de Andalucía, el uso continuado de este tipo de gafas puede originar, entre otros, "futuros problemas de adaptación a lentes progresivas".

"Además, al calcularse de forma errónea la distancia entre la nariz y las pupilas, se produce el deterioro de la visión de un ojo sobre otro, ya que la graduación para ambas lentes es la misma en este tipo de gafas", avisó.

Problemas oftálmicos derivados de estas gafas

Así, entre otros problemas oftálmicos derivados de un uso continuado de estas gafas graduadas premontadas citó la incapacidad de evaluar distancias, lagrimeo, cefaleas, imposibilidad de concentración, irritaciones, fatiga prematura e, inclusive, en casos extremos ocasiona hasta la pérdida de visión en uno de los ojos por supresión de su uso.

En cuanto a normativa legal, señaló que este tipo de lentes incumplen el Real Decreto 414/96 que regula los productos sanitarios, consiguiendo mantener, de esta forma, "unos costes excesivamente bajos". Así, su posterior venta minorista genera "grandes beneficios que se sustentan en la desprotección sanitaria del ciudadano".

Sin embargo, insistió que estas lentes "son un producto sanitario", tal y como se establece en el artículo 6 del Real Decreto 414/96 al tratarse de un producto destinado por el fabricante a ser utilizado en seres humanos con fines de compensación de una deficiencia, en este caso visual.

Ya somos 198.029