El BCE mantiene los tipos en el 1% y recorta las previsiones de crecimiento para la zona euro

La decisión coincide con la aparición de leves síntomas de mejoría en las referencias macroeconómicas a escala mundial en las últimas semanas.

El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) decidió el jueves mantener los tipos de interés de la zona euro en el 1%, tras haber realizado el pasado mayo un recorte de 25 puntos básicos que dejó el precio del dinero el nivel más bajo de la historia.

La decisión de mantener los tipos estables podría suponer el punto final al relajamiento de la política monetaria de la institución, tras comenzar a detectarse brotes verdesen la economía comunitaria, que ha presentado leves síntomas de recuperación en las últimas semanas.

El BCE ha reducido los tipos en 325 puntos básicos desde el pasado 8 de octubre, lo que ha llevado la tasa desde el 4,25% al 1% actual, y todo indica que, a partir de ahora, empezará a emplear medidas no convencionales para combatir la recesión.

La decisión del BCE de mantener estable el precio del dinero coincide con la aparición de leves síntomas de mejoría en las referencias macroeconómicas a escala mundial en las últimas semanas, especialmente en lo que se refiere a EEUU.

De hecho, el presidente del Bundesbank y miembro del consejo de Gobierno del BCE, Axel Weber, destacó en sus últimas intervenciones que la institución baraja un escenario de leve recuperación de la economía de la eurozona y la presencia de algunos síntomas de mejora, aunque advirtió sobre los peligros de exagerar estos signos por sus efectos sobre la confianza.

De hecho, los últimas cifras macro apuntan a una mejora del consumo en la eurozona. En la mañana del jueves, Eurostat publicó las cifras de las ventas minoristas del mes de abril, con un incremento del 0,2% mensual respecto a una contracción del 0,1% en marzo, lo que evidencia una leve mejora en los datos.

Desde EEUU se han multiplicado estos síntomas en las últimas semanas y el mismo presidente de la Reserva Federal estadounidense (Fed), Ben Bernanke, auguró el miércoles que la recesión económica finalizará a finales de año y recordó que en las últimas semanas han mejorado diversas referencias macroeconómicas como la confianza del consumidor y empresarial, la venta de viviendas nuevas y usadas y el propio PIB estadounidense, que se contrajo un 5,7% en el primer trimestre de año, cuatro décimas por debajo de la anterior previsión.

Programa de compras de bonos

Trichet también anunció que la institución iniciará en julio su programa de compras de bonos garantizados denominados en euros, que asciende un total de 60.000 millones de euros, y prevé que sea completado antes de finales de junio de 2010.

El máximo responsable de política monetaria de la eurozona dio a conocer algunos detalles del programa de compras de cédulas hipotecarias anunciado el pasado 7 de mayo.

El banquero galo hizo hincapié en que el volumen total de compras contemplado por la institución es de 60.000 millones de euros y no quiso entrar a valorar posibles incrementos de esta cantidad o del tipo de activos que podrían adquirirse.

En concreto, el BCE llevará a cabo compras directas de bonos garantizados denominados en euros tanto en el mercado primario como en el secundario y apuntó que podrán acudir aquellas entidades que tienen derecho a participar en las habituales operaciones de crédito del Eurosistema.

Empeoran las previsiones para 2009

Por otro lado, Trichet anunció que los economistas de la institución prevén una contracción de la economía de la eurozona de entre el 4,1% y el 5,1% en 2009, mientras que para 2010 se espera que la actividad se sitúe en un rango de entre el -1% y el 0,4%.

El banquero francés precisó que la revisión a la baja de las previsiones del BCE, especialmente en referencia a 2009, refleja los resultados "muy débiles" del primer trimestre, que afectarán "significativamente" a las tasas de crecimiento del conjunto del año.

"Los últimos datos muestran que tras dos trimestres de crecimiento muy negativo, la actividad económica para el resto del año se contraerá a un ritmo mucho menor", indicó Trichet, quien pronosticó que "tras una fase de estabilización, se esperan tasas trimestrales de crecimiento positivo a mediados de 2010".

En lo que respecta a la inflación, los economistas del BCE prevén que la inflación armonizada se situará en 2009 entre el 0,1% y el 0,5%, ligeramente por debajo de los pronósticos de marzo, mientras que para 2010 se espera que alcance entre el 0,6% y el 1,4%, en línea con las anteriores previsones.

Ya somos 203.747