La UE aprueba definitivamente la norma que rebaja el precio de los SMS en el extranjero

Se fija como máximo 11 céntimos de euro por mensaje, frente a la media comunitaria actual de 29 céntimos.

Los países de la Unión Europea (UE) aprobaron este lunes definitivamente la norma que impondrá una reducción de hasta el 60% de los mensajes de texto (SMS) enviados desde el extranjero a partir de julio, según la Comisión.

Gracias a este reglamento, los ciudadanos comunitarios que viajen a otros países de la UE pagarán un máximo de 11 céntimos de euro por SMS, frente a la media comunitaria actual de 29 céntimos. En el caso de España, el precio medio es todavía más elevado, de 40 céntimos, según los datos de Bruselas.

"Se trata de una excelente noticia para los ciudadanos europeos, que podrán salir de vacaciones este verano y hacer todas sus operaciones en itinerancia con tranquilidad y sin temor a facturas exorbitantes", afirmó la comisaria responsable de Telecomunicaciones, Viviane Reding, que se reincorporaba este lunes a sus tareas en la Comisión después de un descanso electoral de tres semanas.

El reglamento sobre itinerancia fue ratificado sin discusión por los ministros de Empleo y Asuntos Sociales. Se trata del último paso en su tramitación, ya que ya fue aprobado por el pleno de la Eurocámara por una aplastante mayoría de 646 votos a favor, 22 en contra y 9 abstenciones el pasado 22 de abril.

La norma impone también un tope a las tarifas mayoristas (las que se cargan entre sí los operadores) por la transmisión de datos y el uso de Internet en itinerancia, que irá disminuyendo durante los próximos tres años. A partir del 1 de julio de 2009, el precio mayorista máximo será 1 euro por mega, tarifa que bajará a 80 céntimos por mega el 1 de julio de 2010, y a 50 céntimos por mega un año más tarde.

Pero además, la norma obligará a los operadores a avisar a partir del 1 de julio de 2010 a los consumidores cuando su consumo supere los 50 euros. El objetivo de esta medida es evitar sorpresas en las facturas. Las compañías tendrán que informar a sus clientes cuando se llegue al 80% de este umbral.

Una vez que se alcance el límite, se mandará un segundo aviso a los usuarios indicando el procedimiento que deben seguir si desean continuar descargándose datos en itinerancia. Si el cliente no responde, el servicio se interrumpirá. Los usuarios tendrán la posibilidad de fijar un límite distinto a los 50 euros. Los operadores tendrán hasta marzo de 2010 para implantar estas medidas de transparencia.

La norma prorrogará además tres años los topes que ya se aplican al precio de las llamadas de voz en el extranjero, que en principio tendrían que expirar en 2010.

Los límites bajarán 4 céntimos cada año, de manera que en julio de 2012 la tarifa máxima para las llamadas realizadas en itinerancia caerá hasta 35 céntimos por minuto y para las recibidas hasta 11 céntimos (frente a 46 céntimos y 20 céntimos en la actualidad, respectivamente).

Además, la UE obligará a las compañías telefónicas a facturar por segundos y no por minutos todas las llamadas en itinerancia, tanto las realizadas como las recibidas, a partir del segundo 31, algo que ya se hace en España. Hoy en día, los usuarios pagan un 24% más de los minutos utilizados al hacer llamadas y un 19% más en el caso de las llamadas recibidas.

Ya somos 191.230