El IPC baja siete décimas en tasa interanual, hasta el 0,9%.

Los carburantes registran su mayor descenso en veintitrés años.

Los precios bajan de nuevo. La inflación en España cae incluso más de lo previsto por el abaratamiento de los carburantes, que han registrado su mayor descenso en veintitrés años, y de los alimentos.

Según los datos hechos públicos el miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE) el Índice de Precios al Consumo (IPC) se mantuvo sin cambios en mayo respecto al mes anterior, pero bajó siete décimas en tasa interanual, hasta situarse en el -0,9%.

El hecho de que no haya variado en tasa intermensual aleja el peligro de la temida deflación, según cálculos tanto de los expertos macroeconómicos como del Ejecutivo. En tasa interanual, el IPC descendió en todas, especialmente en Castilla-La Mancha (2%), Castilla y León (1,4%) y Galicia (1,3%).

La inflación alcanzó en mayo un nuevo mínimo histórico, tras encadenar su décimo descenso consecutivo. En concreto, desde 1961, año en el que se inicia la serie histórica del IPC, nunca se había experimentado una tasa interanual tan negativa de crecimiento de los precios.

Esta tasa del -0,9%, la tercera consecutiva en valores negativos, contrasta con la obtenida en mayo de 2008 (4,6%), uno de los meses en los que los precios mantenían una senda ascendente debido al encarecimiento del petróleo.

Con esta tasa del -0,9%, la inflación interanual se aleja y mucho de los máximos cercanos al 5% que alcanzó durante el verano pasado, cuando los precios tocaron techo en el mes de julio, con un IPC del 5,3%. A partir de entonces, la inflación comenzó a descender.

En total, desde julio de 2008 hasta mayo de 2009, el IPC se ha reducido más de seis puntos.

El secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, admitió el miércoles que la inflación seguirá registrando tasas negativas hasta que acabe el otoño "como mínimo", aunque aseguró, una vez más, que el Gobierno no contempla un escenario en el que la economía española entre en un periodo de deflación (el FMI considera que hay deflación cuando los precios decrecen durante dos trimestres consecutivos).

En su opinión, si los precios energéticos, que explican más de tres décimas del descenso de los precios en mayo, se mantienen en los niveles actuales, la desaceleración del índice general se mantendrá "unos meses más".

Según Campa, el dato de mayo mantiene la tendencia de "acusado descenso" de los últimos meses debido, en parte, a la debilidad de la demanda interna.

La inflación subyacente (que no incluye los precios de los productos energéticos ni de los alimentos no elaborados) se situó en mayo en el 0,9%, cuatro décimas inferior a la tasa de abril, mientras que el Indicador de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) alcanzó el -0,9% interanual, siete décimas menos que en el mes anterior.

Alimentos y carburantes

La caída de la inflación interanual se debió principalmente a la caída de precios en transporte, cuya tasa anual se redujo casi dos puntos respecto a abril, hasta el -9,1%, como consecuencia de que los carburantes y lubricantes se han encarecido menos este año que en 2008. De hecho, el organismo estadístico destaca que la tasa anual de esta parcela, del -24%, es la más baja registrada desde agosto de 1986.

También contribuyó al descenso interanual de los precios el abaratamiento de los alimentos y de las bebidas no alcohólicas, que disminuyeron su tasa anual siete décimas, hasta el -0,8%, su valor más bajo desde octubre de 1997.

Las frutas frescas, la carne de ave y la leche son los alimentos que más influyeron en esta evolución.

El comportamiento de ocio y cultura también ayudó a rebajar la inflación interanual. Su tasa anual bajó en mayo más de 1,5 puntos como consecuencia de la caída de precios de los viajes organizados propia del final de la Semana Santa.

En tasa mensual, el IPC se mantuvo sin cambios en mayo, frente a la subida en siete décimas que experimentó en igual mes de 2008. El mantenimiento de los precios en tasa mensual fue consecuencia de la temporada primavera-verano en vestido y calzado, que experimentó un tasa mensual de crecimiento de los precios del 1,6%, y de la subida de los precios del transporte en un 0,8% por el encarecimiento de los carburantes.

El repunte del IPC en estas dos ámbitos se vio compensado por las caídas de precios en ocio y cultura (-1,5%), en alimentos y bebidas no alcohólicas (-0,5%), en los hoteles (-0,1%) y en medicina (-2,1%).

Este último descenso fue consecuencia de la rebaja de precios de los medicamentos y otros productos farmacéuticos.

Abaratamiento de los combustibles

Por lo que se refiere a los grupos especiales, las mayores caídas interanuales de precios se concentraron en los bienes industriales, siendo el de los carburantes y combustibles el descenso más acusado, con un abaratamiento de sus precios del 22,8%, tasa superior en 3,5 puntos a la de abril (-19,3%). No obstante, en términos mensuales, los carburantes y combustibles experimentaron un repunte del 1,2%.

Los precios de los productos energéticos también acentuaron su caída interanual en mayo, con un descenso interanual del 15,3% (frente al 12,4% de abril).

Asimismo, destacaron los descensos de precios de los alimentos sin elaborar y productos energéticos (-9,1%), los bienes industriales sin energía (-5,6%), los bienes industriales duraderos (-1,5%) y los bienes industriales sin productos energéticos (-0,8%).

Entre los aumentos, sobresalen los repuntes interanuales de precios de los servicios (2,6%) y los servicios sin alquiler de vivienda (2,5%).

Por rúbricas, los mayores incrementos mensuales de precios en mayo los registraron el calzado de mujer (2,9%), la ropa de niño y bebé (2,2%), los zapatos de niño (1,8%), las prendas de vestir de mujer (1,7%), el calzado de hombre (1,5%) y los textiles y accesorios para el hogar (1,4%).

En alimentación, sólo el pan y las patatas y sus preparados elevaron sus precios en mayo respecto a abril, con avances del 0,1% y del 0,7%, respectivamente. Por el lado de los descensos, destacaron las caídas de los precios de los medicamentos (-4,3%), la leche (-3,2%) y la carne de ave (-2,2%).

En tasa interanual, lideró los aumentos de precios el transporte público urbano (7,2%), seguido de la educación universitaria (6,1%), el tabaco (4,7%), y la reparación de calzado y las legumbres y hortalizas, ambas con un avance del 4,4%.

Por el lado de los descensos, en mayo destacaron las caídas de los precios interanuales de los aceites y grasas (-13,1%), transporte personal (-8,8%), la leche (-8,7%) y el azúcar (-7,6%).

Comunidades autónomas

Por comunidades autónomas, la inflación mensual se comportó de forma dispar.

Los precios sólo subieron en Baleares (0,2%) y Galicia y Melilla (0,1%), y bajaron en Madrid, Murcia, País Vasco, Ceuta (-0,2% en los cuatro casos), y en Canarias y Extremadura (-0,1%).

En las diez regiones restantes se mantuvieron sin cambios.

En tasa interanual, las diecisiete comunidades españolas presentaron ya en mayo tasas negativas (en abril todavía había tres regiones donde los precios crecían).

Castilla-La Mancha fue la comunidad que lideró las caídas de precios interanuales, con una tasa del -2%. Le siguió Castilla y León (-1,4%), Galicia (-1,3%), Canarias, Cantabria y Murcia (-1,2% en los tres casos), Andalucía, Asturias, Extremadura y Navarra (-1,1%) y La Rioja (-1%).

En la media nacional del -0,9% se situó Aragón, mientras que Comunidad Valenciana, con un -0,8%, y Baleares y Madrid (-0,7%) se quedaron cerca.

Cerrando la tabla, con las tasas negativas más bajas, se encuentran Cataluña (-0,3%) y País Vasco y Melilla (-0,2%). Ceuta, por su parte, registró un avance de precios del 0,1% en tasa interanual.

Ya somos 204.100