FACUA Andalucía denuncia en el Parlamento que los presupuestos en materia de Consumo pretenden debilitar al movimiento de consumidores

La Federación ha comparecido ante la Comisión de Economía, Hacienda y Presupuestos del Parlamento de Andalucía.

"Todo por los consumidores, pero sin los consumidores". Así sintetiza la Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía-FACUA su valoración sobre los nuevos vientos que soplan en las políticas y presupuestos en materia de Consumo de la Consejería de Gobernación. Una valoración crítica que la Federación ha puesto hoy de manifiesto ante la Comisión de Economía, Hacienda y Presupuestos del Parlamento de Andalucía al analizar los Presupuestos de la Comunidad Autónoma para 2004.

José Carlos Cutiño Riaño y Olga Ruiz Legido, directivos de FACUA Andalucía y responsables de sus departamentos de relaciones con Sectores Empresariales y Jurídico, respectivamente, han señalado que un año más, los presupuestos reflejan que la protección de los consumidores no sólo no está avanzando en Andalucía, sino que va en un vertiginoso retroceso.

De los 1.139,2 millones de euros en que se aumentan los prepuestos de Andalucía para 2004, solo se emplearán 1,2 millones de euros para aumentar las Políticas de Consumo y de Protección a los Consumidores. Y de éstos, solo 68.804 euros se destinarán para incrementar la partida dedicada en 2003 para el fomento del asociacionismo de los consumidores.

Si la Consejería de Gobernación, responsable de las políticas de Consumo, pretende hacer creer que apuesta por fortalecer a las asociaciones de consumidores, los hechos demuestran justo lo contrario, ha señalado FACUA Andalucía. Como ejemplos, un Plan Estratégico de Protección al Consumidor y un Proyecto de Ley de Protección de los Consumidores y Usuarios de Andalucía elaborados de espaldas a los representantes de los consumidores y aprobados sin contar con sus principales reivindicaciones.

En lugar de centrar sus esfuerzos en mejorar unos Servicios de Consumo que dejan mucho que desear, con reclamaciones de consumidores que tardan meses en tramitarse o que se archivan por falta de personal, la Consejería de Gobernación está fijando sus objetivos en debilitar al movimiento de consumidores recortando las subvenciones a las asociaciones independientes que se alzan como voces críticas y trasladar a la opinión pública el mensaje de que quien defiende a los usuarios es la Administración y no la sociedad civil organizada.

No obstante y al margen de esta crítica a las partidas destinadas a Consumo, FACUA Andalucía ha indicado que los presupuestos son globalmente positivos por el criterio social que los inspira, como el hecho de que cerca del 60% vaya destinado a políticas de salud, educación, prestaciones sociales, fomento de empleo, etc.

Ya somos 190.815