El Congreso aprueba la nueva Ley de Tráfico

Modifica el proceso sancionador que previsiblemente entrará en vigor la próxima primavera.

El Congreso de los Diputados aprobó este jueves la reforma de la Ley de Tráfico, que modifica el proceso sancionador para hacer más ágil y eficaz el pago de las multas, con el apoyo de todos los grupos y la abstención del Partido Popular. El proyecto de ley, que previsiblemente entrará en vigor la próxima primavera y ahora se envía al Senado, fue aprobado por 193 votos a favor, dos en contra y 137 abstenciones.

Hace una semana, los populares votaron a favor de la modificación de la norma en la Comisión de Interior del Congreso, pero esta mañana el portavoz de Seguridad Vial del PP, Federico Souvirón, anunció en el transcurso del debate de la iniciativa que su grupo votaría en contra. Finalmente, el PP se abstuvo en la votación.

Souvirón explicó a los medios que el PP "no ha cambiado de criterio" porque "desde el principio" no le gusta la reforma y agregó que hace una semana apoyó la modificación con la esperanza -alegó- de que durante ese tiempo se introdujeran las modificaciones que ellos pedían en el proyecto de ley.

En el Pleno, aseguró que se oponen a esta reforma porque busca "hacer más fácil" la recaudación de las multas y deja al ciudadano "en una posición más débil" en su defensa ante las administraciones. Según Souvirón, esta reforma manda el siguiente mensaje a los conductores: "Reciba usted la denuncia, no alegue, pague y nos portaremos bien con usted. Y si no quiere, vaya usted al procedimiento ordinario, del que ya nos hemos encargado de quitar algunos trámites que defienden a los interesados".

Limita los derechos de los ciudadanos

De este modo, al PP no le gusta el texto porque "bajo la capa de la seguridad vial se limitan los derechos de los ciudadanos" y porque es un proyecto "encaminado a que las sanciones de los radares sean más eficaces y se recauden cuanto antes". "Es un procedimiento rápido de recaudación, no una norma sobre seguridad vial", sentenció.

La decisión del Grupo Popular ha supuesto una "sorpresa" en el resto de las formaciones, que no entienden este "cambio de postura" y lamentan que el PP no respalde una ley tan importante. El portavoz socialista, Carlos Corcuera, dijo que es un excusa para "desgastar al Gobierno" mientras que el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, criticó que "hayan dicho tres cosas distintas", aunque prefiere que se hayan abstenido a que hubieran votado en contra.

Carlos Corcuera apuntó que con la aprobación de esta norma se cerrará "el círculo que se inició con la modificación del Código Penal y la puesta en marcha del carné por puntos". El representante socialista dijo que el proceso sancionador se simplifica y se hace más comprensible para el ciudadano, a quien se le respetan "todas las garantías y derechos". Además, rechazó que la reforma persiguiera aumentar las arcas de las administraciones porque su "objetivo final es salvar vidas".

Por su parte, el ministro del Interior manifestó en el Pleno que esta ley acortará los plazos entre el momento en el que se comete la infracción y en el que se impone la sanción, hecho que "aumenta el efecto pedagógico y disuasorio". "No se trata de multar más, sino de multar menos porque se infrinje menos", indicó.

Desde las filas de CiU, Jordi Jané, que se mostró muy satisfecho con la aprobación del proyecto de ley, pidió al Gobierno que reintegre los puntos del carné que hayan sido retirados por superar los 80 kilómetros por hora en las autopistas de accesos a ciudades como Barcelona, enmienda que no cosechó el respaldo de los grupos para ser aprobada.

Por parte del PNV, Emilio Olabarría, exigió al Gobierno que utilice la política punitiva contra los conductores "con prudencia" y que ahora centre sus esfuerzos en la mejora de las infraestructuras y en la eliminación de puntos negros.

El representante de ICV Joan Herrera explicó que apoya la ley porque supone "un avance" pese a la enmienda de CiU que establece que los conductores no perderán puntos en las autopistas de acceso a las ciudades hasta que no se superen los 130 kilómetros por hora.

Reducción por pronto pago

La norma prevé que las personas que paguen sus multas en los 15 primeros días, tendrán una reducción por pronto pago del cincuenta por ciento, cuando en la actualidad está en el treinta por ciento. La sanción se podrá pagar con tarjeta de crédito en la misma carretera.

Asimismo, establece que sólo se notificará una vez la sanción al infractor, en lugar de las tres actuales y, además, se hará de forma obligatoria a través de un correo electrónico a las empresas, siendo una opción voluntaria para los ciudadanos.

Además, la ley contempla la creación de una página web, llamada el tablón edictal de sanciones de tráfico (Testra), en la que los ciudadanos podrán conocer el estado de sus multas, que ahora tendrán una cuantía exacta de 100 euros para las infracciones leves, 200 euros para las graves y 500 euros para las muy graves. De este modo, se suprime el actual sistema sancionador por tramos (leves: hasta 90 euros; graves: de 91 a 300; y muy graves: de 301 a 600 euros). Otra de las novedades de la ley es que en los casos en los que un vehículo esté estacionado en zona azul sin disponer de la autorización pertinente, podrá ser multado pero no conllevará la retirada del coche por parte de la grúa.

Ya somos 190.625