Dos años de cárcel para un agente inmobiliario que se apropió de 170.000 euros de dos octogenarios

El condenado deberá pagar además una indemnización a los herederos de 155.061 euros.

La Audiencia de Almería ha condenado a veinticuatro meses de prisión a un agente de la propiedad inmobiliaria que hace nueve años se quedó con casi 170.000 euros procedentes de la venta de una finca rústica.

Este inmueble pertenecía a un matrimonio de octogenarios que delegaron en él poderes notariales para que gestionase la operación y formalizase el contrato. Aparte de la pena de prisión, el condenado, Onofre B.A., deberá pagar una indemnización a los herederos de la víctima de 155.061 euros.

En el año 2000, el condenado, que después de esta sentencia no podrá ejercer como agente inmobiliario durante dos años, vendió a un tercero una segregación de 7.000 metros de una finca rústica que el matrimonio poseía en La Cañada de San Urbano (Almería).

Un mes antes, el hombre había acudido al domicilio de ambos, en la capital almeriense, donde consiguió que éstos le otorgasen "amplios poderes" sobre dicha propiedad.

Sin embargo, tras formalizar el contrato de compraventa, el condenado sólo llegó a entregar la cantidad de 42 euros a sus clientes. Y es que el hombre aseguró al matrimonio que la operación se había realizado por ese importe pese a que el comprobado la adquirió, tal y como se refleja en varias pruebas documentales, por un precio "muy superior". De hecho, el valor de tasación de la finca en el 2000 era de 168.283, cifra en que tanto el fiscal como la acusación particular cuantificaron la indemnización.

El condenado niega el fraude

Aunque este fraude se produjo hace nueve años, no fue hasta el fallecimiento de la mujer cuando las víctimas detectaron el posible delito. Sin embargo, durante el juicio, Onofre B.A. aseguró que no existió el fraude ya que la compraventa se había realizado por un total de 42.000 euros que se "entregaron en mano, en metálico y en la calle".

Ante estas declaraciones, el tribunal cuestionó que esa fuera la forma "normal y habitual de proceder" en un agente de la propiedad inmobiliaria.

Al mismo tiempo, subraya que su testimonio fuera sometido a contradicción por el comprador de la finca, quien aseguró "de manera clara y libre" que pagó el triple por su adquisición.

Ante estos hechos, la sentencia judicial considera probado que Onofre B.A., de 62 años, es autor de un delito de apropiación indebida.

Sin embargo, el fallo no aplica el subtipo agravado de abuso de confianza en el delito, tal y como solicitaron las acusaciones en el trámite de informes.

En este documento, el fiscal pidió tres años de prisión frente a los cinco del letrado de los herederos de las víctimas. Finalmente, la Audiencia de Almería ha decidido condenar a Onofre B.A. a dos años de cárcel además de una multa de ocho meses, a razón de seis euros al día, y a una indemnización a los herederos de la víctima de 155.061 euros.

Ya somos 204.115