La AEPD inicia siete procedimientos sancionadores por captar imágenes identificables de personas con videocámaras de vigilancia

Estaban conectadas a Internet, accesibles para cualquier usuario de la red.

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ha iniciado siete procedimientos sancionadores por captar imágenes de personas identificables con cámaras de videovigilancia que estaban conectadas a Internet, con lo cual, se encontraban accesibles para cualquier usuario de la red, según informó el miércoles esta organización.

En dos de los casos denunciados, que son considerados por la normativa vigente infracciones graves, son los propios particulares, a título individual, quienes captaban, y por tanto, permitían visualizar imágenes de la vía pública sin consentimiento de los afectados, mientras que en el resto, son empresas que han captado en sus propios locales imágenes de los empleados o de terceras personas ajenas a la empresa, sin su consentimiento.

Así, la inspección sectorial de oficio, realizada por la Agencia, que analiza esta problemática revela que aunque "buena parte" de estas cámaras conectadas a la red captan imágenes de la vía pública, el lugar de trabajo o el interior de establecimientos comerciales, permitiendo identificar a las personas, existen otros "muchos casos" en los que las cámaras que emiten imágenes a través de Internet únicamente recogen paisajes o panorámicas que, al no recabar imágenes de personas que pudieran ser identificadas o reconocidas, no presentan riesgo para la privacidad.

Cámaras sin control

Gracias a dicho análisis, se ha podido constatar que "con demasiada frecuencia" estas videocámaras, que permiten un acceso remoto a través de la red, no tienen activado los controles de acceso, ni cambian los usuarios y contraseñas que estos dispositivos traen por defecto, lo que supone "un alto riesgo para la privacidad y un incumplimiento de la normativa de protección de datos".

En este sentido, la AEPD recuerda que la visualización de las imágenes captadas por la cámara puede hacerse desde cualquier ordenador conectado a Internet, siempre que no se hayan establecido controles de acceso a la misma. "Y no sólo se puede acceder al visionado, sino que en ocasiones también se puede manejar remotamente la cámara (zoom, moverla en sentido horizontal y vertical, sonido e incluso grabar las imágenes recibidas)", alerta el comunicado.

En concreto, se ha detectado que, pese a que estas cámaras disponen de mecanismos de control de acceso basados en usuario y clave o contraseña, es habitual que vengan desactivados de fábrica o vengan activados con usuarios y contraseñas por defecto.

Además, han constatado que es demasiado frecuente que las personas que compran estas cámaras no activen dichos controles o no cambien las claves que vienen por defecto, lo que crea vulnerabilidad al dejar a la cámara en una situación de "puertas abiertas".

Aunque esta situación pudiera considerarse de riesgo limitado, la Agencia alerta de que, en la práctica, "el riesgo es muy elevado" debido a la existencia de buscadores, que rastrean periódicamente la red permitiendo el acceso a este tipo de sistemas y proporcionando mecanismos de búsqueda muy eficaces.

Decálogo de recomendaciones

Así, la Agencia ha elaborado un decálogo con recomendaciones para que la utilización de estas cámaras se haga conforme a la normativa de protección de datos.

Así, entre los consejos, destaca activar el control de acceso a las imágenes con usuario y contraseña, recordar que la utilización de videocámaras para vigilar la vía pública está reservada únicamente a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y tener en cuenta que si se van a usar videocámaras por motivos de seguridad privada, éstas sólo podrán ser instaladas por empresas autorizadas por el Ministerio del Interior.

Asimismo, advierte de que si se captan imágenes panorámicas, hay que asegurarse de que nunca se tomen planos cercanos que muestren rasgos reconocibles y evite que terceros no autorizados accedan a los controles de la cámara. Y que, en el caso de que se instalen cámaras en el lugar de trabajo, se debe avisar a los empleados y respetar sus derechos.

La AEPD desea que el decálogo de recomendaciones se incluya junto con la documentación o instrucciones propia cuando se adquiere una de estas videocámaras conectadas a Internet.

Ya somos 190.815