La Oficina Antifraude de Reino Unido abre una investigación sobre la quiebra de Rover

La firma automovilística se declaró en quiebra en abril de hace cuatro años.

La Oficina Antifraude de Reino Unido ha decidido abrir una investigación sobre la quiebra de la firma automovilística Rover, que se declaró en suspensión de pagos en 2005, después de que se haya finalizado el análisis del caso, informó el lunes el Gobierno de Reino Unido, que señaló que esta situación provocará el retraso de la publicación del informe sobre el caso de la firma automovilística.

Rover se declaró en quiebra en abril de hace cuatro años con unas deudas que superaban los 1.000 millones de libras (1.176 millones de euros al cambio actual), lo que supuso que cerca de 6.000 personas perdieran su puesto de trabajo.

"Ha habido una investigación exhaustiva y cuidadosa de los acontecimientos que provocaron la caída de la compañía, que los trabajadores perdieran su trabajo y que los acreedores no recuperaran su dinero", explicó el ministro de Negocios y Empresas del país, Peter Mandelson.

Asimismo, Mandelson señaló que ahora la Oficina Antifraude de Reino Unido deberá dilucidar si hay motivos para llevar a cabo una acusación criminal.

El informe del Gobierno británico sobre la quiebra de Rover, que es el resultado de cuatro años de investigación, se cerró el pasado 11 de junio. Los investigadores encargados de este análisis señalaron que su publicación podría provocar la apertura de una acusación criminal.

Ya somos 190.777