Se inicia un proyecto para desarrollar la teleasistencia mediante la TDT

Permite implementar un dispositivo que envía un SMS de alerta cuando el anciano lleva mucho tiempo sin utilizar el mando a distancia de la televisión.

Un grupo de investigadores de la Universidad Juan Carlos I y la Universidad de Barcelona ha puesto en marcha el proyecto Calisto, financiado por el Imserso, para desarrollar servicios de teleasistencia mediante la TDT.

Así, el proyecto permite implementar un dispositivo que envía un SMS de alerta cuando el anciano lleva mucho tiempo sin utilizar el mando a distancia de la televisión. La idea surgió a raíz del sistema japonés de tetera inteligente, un electrodoméstico que emite una señal de alarma cuando detecta que no ha sido utilizado en un determinado tiempo.

"En España hemos escogido uno de los actos que realizan las personas mayores con más frecuencia: ver la tele", asegura el director de la investigación, Álvaro Pérez-Ugena.

Calisto es un dispositivo periférico que se instala sobre el televisor y que se puede ajustar a los hábitos de consumo de televisión del mayor. Con el fin de evitar falsas señales de alarma, puede realizar variaciones en el volumen y en el canal buscando llamar la atención del usuario.

Cuando no se obtiene respuesta, envía la señal de alarma a un número de teléfono móvil previamente seleccionado de familiares, amigos, un centro de emergencia o cualquier otra persona encargada de su cuidado.

Además, el sistema también puede detectarla señal lanzada por cualquier emisor de infrarrojos. De esta forma, podría interactuar con equipos de sonido, aires acondicionados o DVD.

Como aplicación adicional, el dispositivo permite la inclusión de mensajes de texto en la pantalla de la televisión como recordatorios para la toma de medicamentos, citas con el médico o hábitos cotidianos. De igual forma, también permite incorporar un sistema de mensajes auditivos.

Para garantizar la funcionalidad del dispositivo, los investigadores han constatado en un estudio previo que el hábito de ver la televisión es masivo entre los mayores de 65 años. En este sentido, han detectado, con ayuda de trabajadores sociales especializados en la asistencia a ancianos, que un 88% ve la televisión todos los días, un porcentaje que se incrementa hasta el 93% si se suman los que dicen verla casi todos los días.

Utilizan para ello una media de 270 minutos diarios y el consumo es mayor entre las mujeres (4,57 horas) que entre los hombres (4,37). Además, un 37% posee dos aparatos en su hogar.

Un 37% posee dos aparatos en su hogar, fundamentalmente en el salón o en el comedor, seguido del dormitorio y la cocina. El 77% se mantiene fiel a su programa favorito, lo ve siempre o habitualmente y cuando no lo hace es por causa mayor: cita médica, visitas a familiares, vacaciones o enfermedad.

Ya somos 190.297