Catorce personas detenidas en Galicia por un supuesto fraude en el cobro de subvenciones por reciclaje de aceite

Por un valor superior a los 200.000 euros.

La Guardia Civil detuvo a catorce personas en las provincias de A Coruña y Pontevedra como integrantes de una trama que se dedicaba a cometer un fraude en la reclamación de subvenciones por la regeneración de aceite mineral usado, por un montante superior a los 200.000 euros.

Según informaron este lunes fuentes del Instituto Armado, el descubrimiento de esta red dedicada a la estafa continuada permitió detener el pasado mes de junio a seis personas en Pontevedra: el propietario de una empresa de transportes del residuo, un administrativo y cuatro transportistas.

En el mes de julio fueron detenidas en la provincia de A Coruña el propietario de otra empresa de transportes y tres transportistas. A estos imputados se sumaron el propietario de la empresa encargada del reciclaje del aceite usado, el director técnico de la planta de gestión de residuos, un biólogo y un químico.

Las investigaciones de la Guardia Civil se iniciaron el pasado mes de abril a raíz de una denuncia del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de este cuerpo de seguridad, por un posible fraude en la recogida de aceite mineral usado en una empresa de la localidad pontevedresa de O Porriño.

Las comprobaciones sirvieron para constatar que se estaban incrementando ostensiblemente las cantidades de aceite recogido.

Modus operandi

La regeneración de aceite usado está subvencionado desde el Sistema Integrado de Gestión de Aceites Usados (Sigaus), y se paga por cada mil kilos de aceite la cantidad de 108,02 euros.

Los detenidos en esta red iniciaban la comisión del delito ya en el momento de la recogida del residuos, puesto que los transportistas asignaban mayores cantidades a los documentos justificativos que los que realmente llevaban en los contenedores.

Los imputados se aprovechaban del hecho de que la operación de aspersión carece de sistema de conteo o pesaje, y que el cálculo se hacía por aproximación. En el estudio hecho por la Guardia Civil de la documentación intervenida se detectó que en muchas de esas operaciones se justificaron cantidades de aceite que incluso excedían la capacidad de los vehículos donde era transportado.

Posteriormente, esta documentación era tramitada al organismo oficial por el personal de la planta de reciclaje, que aumentaba deliberadamente una media de 400 kilogramos en cada recogida.

Asimismo, se descubrió que, en algunos casos, se consignaba como aceite mineral usado otro tipo de residuos que no están subvencionados.

Los agentes participantes en la investigación -dirigida por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de O Porriño- intervinieron documentación de una de las empresas autorizadas para reciclar el aceite, así como de otras dos empresas de transporte del residuo, con sedes en Mos y A Coruña.

Además, se comprobaron más de 25.000 guías justificativas de la recogida de aceite y se determinó la existencia de un posible fraude por valor de 225.618 euros.

Los detenidos, a quienes se les imputan los delitos continuados de estafa, falsedad documental y delito contra la hacienda pública, quedaron en libertad tras prestar declaración ante la Guardia Civil, a la espera de ser reclamados por la autoridad judicial.

Ya somos 190.644