Estudio de FACUA en España, Francia, Italia y Reino Unido

Los turistas pueden volver de vacaciones con facturas de cientos o miles de euros si utilizan Internet móvil en 'roaming'

Abrir un correo con un par de fotos o descargarse una canción puede suponer hasta 58 euros, poca cosa frente a los 3.500 euros que llega a costar ver un capítulo de una serie de televisión.

Los turistas pueden volver de vacaciones con facturas de cientos o miles de euros si utilizan Internet móvil en 'roaming'
FACUA-Consumidores en Acción ha realizado un estudio sobre las tarifas de acceso a Internet que aplican a sus clientes cuando viajan a otros países trece compañías de móvil de España, Francia, Italia y Reino Unido (ver tabla).

Se trata de tarifas desproporcionadas que pueden provocar que los turistas regresen de sus vacaciones con facturas de cientos o miles de euros si navegan por Internet en roaming y le dan un uso tan convencional como abrir correos electrónicos con imágenes, ver los pequeños vídeos que incluyen los diarios digitales o navegar por las webs de las cadenas de televisión.

En los últimos tiempos, FACUA ha tramitado diversas reclamaciones de usuarios (como Mario R.Y., Sergio B.D., Daniele S.S., Marco Tulio C.B., Jorge H.H. y Ángel A.V.) a los que las compañías terminaron anulando facturas por valor de miles de euros fruto de conexiones a Internet desde el extranjero.

Para exigir la cancelación de los recibos o la devolución del dinero, FACUA argumenta que las operadoras no informaron a sus clientes sobre los precios que les cobrarían por navegar y, en determinados casos, que les indicaron erróneamente que seguirían aplicándole la tarifa plana que tenían contratada.

FACUA demanda tarifas máximas reguladas

FACUA considera que la Comisión Europea debe establecer tarifas máximas para frenar estos graves excesos de las compañías. Medidas que también deben plantear el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio y las autoridades de telecomunicaciones del resto de países para las tarifas nacionales y las que se aplican en países de fuera de la UE.

Cuano los usuarios navegan en roaming, la tarifa que paga su compañía al operador del país donde se produce la conexión a Internet no puede superar 1,00 euro más impuestos por Mb, según establece un nuevo Reglamento comunitario. Este precio mayorista regulado no es precisamente bajo, pero las compañías españolas facturan a sus clientes hasta diez veces más.

30 euros por un vídeo de menos de un minuto, 3.500 por un capítulo de una teleserie

Un vídeo de 49 segundos colgado en un diario online en el que Obama celebra su cumpleaños con la prensa pesa 2,6 Mb, nada menos que 30,16 euros (todos los precios se indican con impuestos incluidos) si se traduce a las tarifas de roaming más caras de las compañías españolas.

Abrir en el extranjero un correo electrónico con un par de fotos, de 2,5 Mb cada una, puede llegar a suponer nada menos que 58 euros para un cliente de una compañía española, lo mismo que descargarse una sola canción de 5 Mb -en un sitio de pago o mediante P2P-.

Ver un videoclip musical de 15 Mb puede salir por 174 euros. Y un rato viendo vídeos en una web como Youtube puede salir por unos 1.000 euros, el equivalente a 86 Mb.

Las cifras parecen incluso poca cosa comparadas con lo que supone ver un capítulo de una serie en la web de alguna cadena de televisión. Por ejemplo, los poco más de 50 minutos de un episodio de Amar en tiempos revueltos en RTVE.es son 298,8 Mb que suponen hasta 3.466,08 euros.

Sólo entrar en la página web de Vodafone España desde fuera de la UE para consultar sus tarifas de roaming puede costar más de 40 euros, ya que al abrirla aparece un pequeño vídeo de 3,5 Mb.

Navegar en la UE, hasta 11,60 euros por Mb

Las operadoras incluidas en el análisis sobre las tarifas de datos en roaming son Movistar, Vodafone y Orange en España; Orange y SFR (Vodafone) en Francia; Vodafone, Wind, Tim y 3 en Italia; y O2 (Movistar), Vodafone, Orange y T-Mobile en Reino Unido.

Los precios que las compañías aplican por defecto por cada Mb cuando se navega en roaming dentro de la UE van desde los 1,79 euros de la filial británica de T-Mobile y los 2,10 euros de la italiana 3 hasta los 11,60 euros de Movistar España en prepago y los 9,22 de Orange Francia. Destaca Vodafone Reino Unido, que cobra en bloques de 25 o 50 Mb, según las conexiones se realicen desde el móvil o el portátil, 5,94 euros en el primer caso y 11,89 en el segundo.

En países no comunitarios y de otros continentes, las tarifas de las compañías encuestadas son generalmente mucho más elevadas.

Las compañías encuestadas por FACUA ofrecen la posibilidad de contratar bonos, pero también son muy caros y con un número de Mb tan reducido que no son propios del Internet de hoy.

Las tarifas de las principales compañías de España

Movistar cobra 11,60 euros (10 más IVA) por cada Mb en todos los países, aunque en su web asegura que en Europa Occidental, a los clientes de pospago les factura esa cantidad por día. La información es totalmente engañosa, ya que la compañía oculta que en los 11,60 euros sólo incluye 10 Mb.

Orange cobra 5,80 euros (5 más IVA) por Mb en la mayoría de países de Europa y 11,60 euros en el resto.

Por su parte, Vodafone aplica tarifas distintas en función de que el usuario se conecte con su ordenador portátil portátil o su teléfono móvil. Con el portátil, cada Mb son 5,80 euros en la mayoría de Europa, 11,60 euros en otros veintiocho países y 17,40 en el resto (15 más IVA). Con el móvil son 11,60, 17,40 y 23,20 (20 más IVA) euros por Mb, respectivamente. Si el cliente tiene activado el servicio Vodafone Passport.

Para las conexiones con el móvil, Vodafone también aplica una tarifa distinta si el usuario tiene activado el servicio Passport (que encarece las llamadas cortas y abarata las largas). Con él, en la mayoría de Europa cobra 1,94 euros (1,68 más IVA) por los primeros 2 Mb y 0,80 (0,69 más IVA) por cada 2 Mb adicionales. En otros veintiocho países cobra 4,27 euros (3,68 más IVA) por los primeros 2 Mb y 0,80 por cada 2 Mb adicionales.

Bono diario

Para las conexiones en la mayoría de países europeos, Orange y Vodafone ofrecen un bono diario pagando 13,92 euros (12 más IVA) por los primeros 50 Mb. Tras consumirlos, Orange aplica 5,80 euros por cada Mb adicional mientras que Vodafone vuelve a cobrar los 13,92 euros hasta alcanzar otros 50 Mb.

Para otros países, Vodafone también tiene un bono diario que cuesta 34,80 euros (30 más IVA) en la mayoría, aunque hay excepciones donde el precio es de 98,60 (85 más IVA). Al consumirlos, vuelve a aplicar la misma tarifa cada bloque de 50 Mb.

Bono mensual

Orange ofrece un bono mensual para navegar en la mayoría de países europeos que supone 69,60 euros (60 más IVA) por los primeros 100 Mb. Después cobra la tarifa de 5,80 por cada Mb.

Movistar tiene un bono mensual en todo el mundo por 58 euros (50 más IVA) más otros 11,60 euros de alta por los primeros 50 Mb. Tras ellos, cobra 11,60 euros por Mb (la mitad si el usuario tiene contratadas determinadas tarifas de roaming de voz).

El Reglamento europeo

El Reglamento (CE) 544/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo de 18 de junio (si lo descargas en .pdf con Internet móvil en roaming puede llegar a costarte más de 10 euros) ha impuesto unas tarifas máximas en el mercado mayorista de datos, por el que desde julio las compañías sólo tienen que pagar a las operadoras del país donde se preste el servicio 1,00 euro más impuestos indirectos por cada megabyte de datos transmitido. Es decir, entre cinco y diez veces menos de lo que aquéllas cobran a sus clientes.

En virtud de este Reglamento, desde julio de 2009, cada vez que un cliente entre en un Estado miembro de la UE e inicie por primera vez un servicio de datos, su compañía está obligada a enviarle gratuitamente información básica personalizada sobre las tarifas aplicables. El Reglamento establece que esta información "se enviará al teléfono u otro dispositivo móvil el cliente itinerante, por ejemplo, mediante un mensaje SMS, por correo electrónico o abriendo una ventana emergente en su ordenador".

Habrá que esperar hasta el 1 de julio de 2010 para que todas las compañías estén obligadas a fijar por defecto, para los servicios de datos dentro de la UE, un límite máximo de facturación de 50 euros más impuestos por periodo de facturación mensual, que podrá ampliarse a petición de los usuarios. Tras superarlos, el servicio se cortará y si esto no ocurre, los usuarios podrán ejercer su derecho a no abonar las cantidades que sobrepasen el límite.

Ya somos 203.592