La Junta levanta la prohibición de capturar chirlas en toda la costa, excepto en Punta Umbría

El marisqueo también sigue prohibido en la desembocadura del Piedras por toxinas.

La captura y comercialización de chirlas se permite de nuevo en toda la costa onubense, salvo en Punta Umbría, tras levantar la Delegación de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía en Huelva la prohibición que pesaba sobre las zonas de producción de Mazagón y Matalascañas.

Se ha comprobado que se han normalizado los niveles de toxinas D.S.P., una sustancia perjudicial para la salud humana que generan los propios bivalvos de forma natural cuando consume un determinado tipo de microalga.

Según explicó la Junta en una nota, el área que se ha reabierto al marisqueo de chirlas es la comprendida entre el Picacho, en Mazagón, y la empalizada del coto, al final de la playa de Matalascañas.

La prohibición se ha levantado tras los resultados de los análisis que realiza de forma continua el Laboratorio de Control de Calidad de los Recursos Pesqueros de la Junta de Andalucía, ubicado en Cartaya, tanto de las aguas como de los moluscos, para comprobar si contienen sustancias nocivas para el consumo humano, con la finalidad de velar por la salud pública.

En el resto del litoral onubense está permitido el marisqueo de todo tipo de moluscos en Isla Canela y la Barra del Terrón, mientras que, por el contrario, está prohibida la captura de cualquier especie en Punta Umbría y la desembocadura del Piedras por toxinas.

Por la misma razón, están cerradas al marisqueo de cualquier bivalvo excepto la chirla Mazagón, Matalascañas y la zona marítima de Doñana; y lo mismo ocurre en las marismas del Piedras, salvo para berberechos y navajas. Además, está prohibida la captura de berberechos en el río Guadiana por la presencia de bacterias E. Coli, y de berberechos y almejas finas, japonesas y babosas en el río Carreras por fitoplancton tóxico.

Ya somos 198.093