La Comunidad de Madrid sanciona a una empresa de gas por información falsa al consumidor

No entregaba presupuesto previo, imponía contratos de mantenimiento y no disponía de hojas informativas.

La Comunidad de Madrid ha sancionado con 149.200 euros a la empresa Feresco Gas Servicios SL por no disponer de hojas informativas obligatorias, no entregar presupuesto previo de sus trabajos a los consumidores y por imponer a los consumidores la firma de contratos de mantenimiento no solicitados, infracciones todas ellas consideradas graves según la normativa de protección a los consumidores.

La Consejería de Economía y Hacienda ha acordado dar publicidad a esta sanción firme en vía administrativa, tal y como le permite la Ley de Protección de los Consumidores de la Comunidad, con el objetivo de informar a los ciudadanos y poder prevenir de futuras infracciones cometidas por esta empresa.

La directora general de Consumo, Carmen Martínez de Sola, ha explicado que continúan las investigaciones e inspecciones en este sector, en colaboración con las oficinas municipales de información al consumidor (OMIC), las Fuerzas de Seguridad del Estado y la Dirección General de Industria. Si de lo actuado resultara un expediente administrativo sancionador, la Comunidad remitirá de nuevo toda la información a la Fiscalía, que tendrá que determinar si las empresas cometen algún delito.

En este sentido, Martínez de Sola ha recomendado a los ciudadanos que extremen su atención con esta empresa, aunque ha advertido que "en ocasiones este tipo de compañías suelen cambiar de nombre, por lo que es recomendable que los consumidores, como norma general, desconfíen de las personas que se presentan en sus domicilios ofreciendo revisiones de gas, debiendo verificar siempre que la revisión es la oficial, que es el momento indicado por la normativa para hacerla y que el técnico o la empresa está autorizado por la Dirección General de Industria Energía y Minas".

Inspecciones y revisiones de gas

La Comunidad de Madrid ha recordado que existen dos tipos de revisiones relacionadas con el gas. Por un lado está el mantenimiento de los aparatos gasodomésticos conectados a instalaciones de calefacción y agua caliente sanitaria.

Las calderas y termos, junto con el resto de la instalación de calefacción, se deben mantener mediante los servicios de un mantenedor de instalaciones térmicas autorizado e inscrito en la Dirección General de Industria, siendo el consumidor quien debe hacerse cargo del coste de estas operaciones.

No es necesario firmar un contrato de mantenimiento, pudiendo solicitarse la actuación puntual por la que se lleve a cabo el mantenimiento de la instalación térmica. Tras esta actuación, el mantenedor debe emitir un certificado de haber llevado a cabo las operaciones mínimas de mantenimiento recogidas en la reglamentación.

Hay que advertir, que las calderas pueden perder la garantía comercial (no así la legal) si el aparato es revisado por personas ajenas a la empresa que vende la caldera. Esto hace referencia al mantenimiento establecido en el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE) y no se aplica a aparatos gasodomésticos en general.

Por otro lado está el control periódico de las instalaciones que debe realizarse cada cinco años. En este caso existen dos tipos de instalaciones según el medio a través del que se les suministra el gas.

En primer lugar, las instalaciones alimentadas desde redes de distribución. La única empresa que puede realizar la inspección es la empresa distribuidora de gas en la zona o empresas subcontratadas por ella. La empresa distribuidora avisa previamente mediante cartel en el portal y van siempre identificados como operarios/técnicos de dicha empresa.

Es importante señalar que en ningún caso esta inspección se cobra en el domicilio, ya que el cargo siempre se pasa por la factura del gas.

En segundo lugar, las instalaciones alimentadas mediante envases de gas (bombonas) o depósitos individuales pueden ser revisadas por cualquier empresa autorizada por la Dirección General de Industria, Energía y Minas con la que se firme un contrato de mantenimiento o bien se acepte o solicite que realice la actuación puntual en su domicilio.

Es recomendable que el usuario pacte, de acuerdo a un presupuesto por escrito, la forma y la cuantía del pago. Una vez concluida la revisión, el instalador entregará al usuario el certificado de revisión debidamente cumplimentado.

Ya somos 191.228