Los cordobeses pagan por el suministro de agua casi el triple que los malagueños, según un estudio de FACUA Andalucía

Sevilla es la capital cuyas tarifas más se aproximan a la media nacional. La Federación ha comparado las tarifas que aplican Aqualia, Aguas de Cádiz, Emacsa, Emasagra, Emahsa, Emasa y Emasesa en las ocho capitales andaluzas.

La Federación de Consumidores en Acción de Andalucía-FACUA ha realizado un estudio comparativo sobre las tarifas del suministro domiciliario de agua en las ocho capitales andaluzas que pone de manifiesto diferencias de hasta el 179%.

El estudio, que forma parte de un informe de FACUA España sobre las tarifas de agua en veintiocho ciudades, pone de manifiesto que en Córdoba, la capital andaluza donde se aplican las tarifas más caras, los usuarios pagan por el suministro de agua casi el triple que en Málaga, la ciudad más barata de la comunidad. A nivel nacional, las diferencias alcanzan hasta el 761%, siendo Alicante la ciudad más cara y Valladolid la que tiene las tarifas más económicas.

Una familia de cuatro miembros con un consumo medio de 12,5 metros cúbicos al mes, obtenido por un contador de un calibre de 15 milímetros (que junto con el de 13 mm. es el más común para el uso doméstico) paga 15,02 euros más IVA mensuales en Córdoba, 8,15 euros (siempre más IVA) en Sevilla, 7,79 euros en Huelva, 7,58 euros en Cádiz, 7,09 euros en Granada, 7,06 euros en Almería, 5,61 euros en Jaén y 5,39 euros en Málaga.

La factura media mensual asciende en Andalucía a 7,96 euros, frente a los 8,29 euros que refleja el estudio a nivel nacional. Sevilla, con 8,15 euros el mes, es de las veintiocho ciudades encuestadas en España la que tiene las tarifas más parecidas a la media nacional.

Para realizar este análisis, FACUA se ha centrado en dos conceptos del recibo del agua que todos los usuarios contemplan en sus facturas, independientemente de otros términos que varían según las suministradoras: la cuota fija o de servicio, que hay que pagar aunque no se haga uso del mismo, y la cuota variable o de consumo, que depende del volumen de agua consumida.

Aunque sí se ha incluido la cuota por el alquiler del contador que se aplica en cinco ciudades, ninguna de ellas andaluza, en el análisis no se contemplan otros conceptos como los cánones que puedan aplicar determinadas suministradoras ni ningún aspecto relacionado con el saneamiento, los vertidos, etc. Según la ciudad, la facturación se realiza mensual, bimestral o trimestralmente. Para la realización del estudio se ha calculado el equivalente mensual.

Asimismo, FACUA ha constatado que en las zonas del Levante español y las islas se registran las facturas más elevadas. De hecho, Tenerife cuenta con un importe de 13,28 euros y Palma de Mallorca 12,53 euros.

En España, el suministro domiciliario de agua es una competencia de los ayuntamientos, que otorgan las concesiones del servicio a empresas públicas, privadas o mixtas. Con la excepción del Reglamento de Suministro Domiciliario de Agua de Andalucía, los derechos y obligaciones de los usuarios y las empresas suministradoras únicamente se establecen mediante ordenanzas municipales o los acuerdos que regulan las concesiones, una dispersión que provoca que no estén garantizados unos requisitos mínimos de calidad del servicio a nivel nacional.

El reglamento andaluz

Desde comienzos de la década de los 90, y aprobado por el Decreto 120/91, Andalucía cuenta con un Reglamento, a través del cual se regulan las relaciones entre los usuarios y las entidades suministradoras de agua. Esta acción, pionera en toda España, supuso un avance en la defensa de los derechos de los usuarios, ya que se conseguía cubrir parte del vacío normativo existente en el sector. Así y a pesar de ciertos incumplimientos en la normativa por parte de algunas de las empresas suministradoras, FACUA considera que se debería seguir el ejemplo del Reglamento andaluz a nivel nacional y, de este modo, impedir la prestación de un servicio básico como el agua sin las suficientes garantías y derechos de los consumidores.

Más de 115 euros al año

De hecho, no puede olvidarse que las cifras presentadas son mensuales y, tal vez, poco significativas, pero si se multiplican por doce meses se observarán cómo las diferencias se acucian aún más. Así, mientras una familia de Málaga con el consumo y tipo de contador planteados en el estudio paga al año 64,68 euros más IVA por el suministro de agua, otra de Córdoba tiene que abonar 180,24 euros, nada menos que 115,56 euros de diferencia.

Cuotas fija y variable

La cuota fija mensual con un contador de 15 milímetros supone en Andalucía una media de 2,97 euros, frente a los 3,73 euros obtenidos a nivel nacional. La cuota fija más cara es la que se aplica Córdoba, 7,29 euros, la tercera más cara de España tras las de Alicante, 18,68 euros, y Murcia, 7,66 euros. En el otro extremo, Granada, 1,69 euros, y Málaga, 1,71 euros, aunque de las veintiocho ciudades encuestadas en España la cuota fija más baja es la de Badajoz, 1,07 euros, aparte de Santander y Valladolid, donde no existe este concepto.

En cuanto a la cuota variable por el consumo de los 12,5 metros cúbicos tomados como referencia en el estudio, arroja una media en Andalucía de 4,99 euros, algo por encima de la media nacional, de 4,75 euros. La ciudad que tiene esta tarifa más cara es, una vez más, Córdoba, 7,73 euros, también la tercera de España, tras Murcia, 9,40 euros, y Palma de Mallorca, 8,56 euros. La más económica, la de Almería, 3,57 euros, aunque a nivel nacional es Castellón la que aplica la más barata, 2,01 euros.

Otros conceptos facturables

FACUA se ha centrado en su estudio en dos aspectos de la factura del agua, la cuota fija y la cuota variable, que determinan lo que se paga exclusivamente por el consumo de agua. Pero existen otros conceptos a los que los usuarios deben atender en su factura, como la cuota de contratación, fianzas, derechos de acometida, recargos especiales o cánones.

La cuota de contratación sirve para costear los gastos técnicos y administrativos derivados de la formalización del contrato. Las fianzas se establecen para hacer frente al pago de posibles descubiertos. Los derechos de acometida son compensaciones económicas destinadas a costear los gastos de ejecución de ésta para compensar el valor de las inversiones que la suministradora realice en ampliaciones, modificaciones y mejoras de sus redes de distribución.

Ya somos 191.171