Bruselas reforzará los controles para evitar la especulación en el precio de los alimentos

Se busca aumentar la transparencia dentro de la cadena de abastecimiento alimentario.

La Comisión Europea estableció este miércoles una serie de medidas para reforzar la vigilancia sobre el precio de los alimentos y las materias primas con el fin de evitar la especulación.

El hecho de que lo que paga el consumidor final por los alimentos siga siendo mucho pese a la brusca caída del precio de los productos agrícolas observada recientemente ha llevado a Bruselas a adoptar esta decisión.

Se quiere así aumentar la transparencia dentro de la cadena de abastecimiento alimentario y, para ello, el Ejecutivo comunitario ha lanzado un instrumento de vigilancia que permita conocer mejor la evolución de los precios.

Los Estados miembros tendrán ahora que establecer servicios de comparación de precios al por menor de fácil acceso y online.

La Comisión colaborará con los Estados para detectar con mayor eficacia toda práctica desleal generada por asimetrías en la capacidad de negociación y para sensibilizar a todos los interesados acerca de este problema y facilitar la notificación de los posibles abusos.

Además, la Comisión pretende fomentar la integración del mercado interior de alimentos y la competitividad de todos los agentes de la cadena de abastecimiento para que ésta sea más eficaz, más transparente y redunde en beneficio de los consumidores.

Esta cadena está formada por el sector agrícola, el industrial, el de transformación y el de la distribución que, sumados representan más del 7% del empleo europeo. Esos sectores repercuten de forma inmediata en todos los ciudadanos, dado que los alimentos suponen de media el 16% del gasto de los hogares. Por eso es básico un funcionamiento adecuado para ofrecer productos seguros a precios asequibles.

Bruselas revisará igualmente determinadas normas medioambientales y ciertos regímenes de etiquetado de origen que pueden estar dificultando el comercio transfronterizo, y estudiará medidas para subsanar ciertas prácticas en virtud de las cuales los proveedores obligan a los minoristas a abastecerse localmente.

En el sector primario, concretamente, debería reforzarse la posición negociadora de los agricultores, por ejemplo mediante la creación de organizaciones de productores, medidas que pueden enmarcarse en la política de desarrollo rural y en el contexto más amplio de la PAC posterior a 2013.

La Comisión presentará un informe sobre el resultado de estas propuestas a finales de 2010.

Ya somos 198.058