Desmantelada una red de estafas a través de 'phishing'

Obtenían miles de identidades para realizar compras, crear perfiles en portales de subastas, abrir cuentas bancarias o contratar servicios.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a diez personas de origen rumano por estafar cerca de 800.000 euros tras enviar más de medio millón de correos phishing con los que obtenían miles de identidades para realizar compras, crear perfiles en portales de subastas, abrir cuentas bancarias o contratar servicios.

Según informó la Dirección General de Policía y la Guardia Civil, los arrestados están acusados de los delitos de estafa, tenencia ilícita de armas, contra la salud pública, falsificación documental o asociación ilícita.

Entre los arrestados están los colaboradores encargados de crear las webs correspondientes a las tiendas virtuales ficticias, las personas responsables de insertar los anuncios fraudulentos en determinados portales de subastas y compra-venta, y los especialistas en copia y confección de documentaciones falsas.

La operación ha sido dirigida por el Grupo de Seguridad Lógica, de la Brigada de Investigación Tecnológica de la Comisaría General de Policía Judicial, dada la complejidad técnica requerida para esta investigación.

Hasta el momento se han localizado setenta denuncias de particulares pero la cifra se podría incrementar, ya que los agentes han identificado a más de un centenar de personas que habían realizado compras a los perfiles creados por la red en tiendas virtuales y portales de subastas.

Los investigadores comprobaron que los correos "trampa" remitidos por la organización habían sido enviados en su totalidad desde un servidor alquilado a una empresa de hosting, contratado con nombre falso y manejado de forma remota desde la red de telefonía móvil.

Este servicio era pagado también fraudulentamente con una tarjeta de crédito australiana.

Habían alojado diversas páginas de phishing y habían enviado más de 500.000 correos suplantando la página de un servicio público del Estado y otra de una empresa de envío internacional de dinero. Otro de sus mecanismos para obtener identidades era la publicación en Internet de anuncios de falsas ofertas de trabajo.

Con todas las identidades conseguidas mediante phishing la red creaba perfiles de usuario en portales de subastas legales y ofertaba productos inexistentes a través de Internet, efectos que eran abonados por los compradores y que nunca eran entregados. La organización también creaba páginas de tiendas virtuales ficticias donde exponían ofertas de productos que tampoco llegaban al comprador.

Equipo de falsificación

El grupo desmantelado, además de nutrirse de identidades logradas con ataques de phishing, disponía de un importante equipo de falsificación de todo tipo de documentos con los que posteriormente abrían cuentas bancarias, contrataban servidores, alquilaban pisos, contrataban dispositivos móviles de acceso a Internet o líneas de ADSL.

En uno de los registros practicados se intervinieron decenas de falsos documentos de identidad de varias nacionalidades, además de ocho impresoras de alta calidad y material para realizar las copias.

El grupo estaba perfectamente estructurado y con sus funciones bien delimitadas. El jefe coordinaba y controlaba permanentemente a todos los miembros, llegando a vigilarles de tal manera que rozaban extremos de semiesclavitud. Mantenían fuertes medidas de seguridad y constantes cambios de lugar de trabajo, activando un "protocolo de seguridad" cada vez que tenían la sensación de estar siendo vigilados.

Otros delitos

La organización desmantelada además de dedicarse a las ciberestafas también estaba relacionada con otro tipo de modalidades delictivas, priorizando aquellas en las que obtuvieran el mayor beneficio con las penas más leves y el mínimo riesgo de ser detenidos.

En los registros efectuados se han intervenido tres armas de fuego reales con abundante munición, dos armas de fuego simuladas y una pistola eléctrica. El cabecilla detenido también poseía una plantación de marihuana.

En el desarrollo de la operación se realizaron seis registros en Madrid, Illescas, Chinchón, Rivas Vaciamadrid, San Fernando de Henares y Torrejón de Ardoz. Se han investigado más de cicuenta cuentas bancarias vinculadas con la organización.

Ya somos 191.358