FACUA Andalucía valora en el Parlamento el Proyecto de Ley sobre la dignidad en el proceso de la muerte

Este desarrollo normativo aporta seguridad jurídica a situaciones que se producen en la práctica por el avance tecnológico que puede aplicarse en el proceso de la muerte.

La Federación de Consumidores en Acción de Andalucía-FACUA ha comparecido este martes en el Parlamento andaluz para exponer sus valoraciones sobre el Proyecto de Ley sobre derechos y garantías de la dignidad de la persona en el proceso de la muerte.

FACUA Andalucía ha valorado positivamente el desarrollo de esta normativa ya que aporta seguridad jurídica a situaciones que se producen en la práctica por los avances tecnológicos y farmacológicos que pueden aplicarse en el proceso de la muerte.

Hay que tener en cuenta que como declara el nuevo texto, en una sociedad democrática, el respeto a la libertad y autonomía de la voluntad de la persona han de mantenerse durante la enfermedad y alcanzar plenamente al proceso de la muerte. Por ello, se ha considerado necesario abordar de forma específica la regulación de los derechos en este proceso para preservar la dignidad de la persona en un momento tan difícil.

Así, FACUA Andalucía destaca que el eje central del texto legislativo sea la autonomía de la voluntad del paciente, por encima de otros valores, cuando éste se encuentre en posesión de sus facultades mentales.

Así, será el propio paciente el que tome la decisión de no querer seguir tomando medicación cuando no lleve a una cura de la enfermedad y de iniciar un tratamiento paliativo en el proceso de la muerte. Hasta ahora, cabía la posibilidad de que se produjeran conflictos familiares o profesionales por motivos éticos o religiosos que podían llegar a causar un alargamiento en la vida del paciente, aunque fuera en contra de su voluntad.

Sin embargo, la Federación valora que si bien es la decisión del paciente la que prima, debe tomarse en consideración y quedar salvado en la redacción normativa el hecho de que los valores y preferencias del mismo no pueden colisionar contra los protocolos médicos basados en la evidencia a la hora de demandar un tratamiento determinado cuando el mismo no se encuentra indicado para su patología específica y en sus condiciones concretas.

FACUA Andalucía entiende que la redacción del texto normativo debería ser modificada en el sentido de que si bien el profesional tiene que respetar las opiniones del paciente por encima de sus valores morales, religiosos o filosóficos, no debería estar obligado a abstenerse de imponer sus criterios de cualquier otra naturaleza.

Para la Federación, y dada su trascendencia, la decisión del paciente debe plasmarse por escrito o a través de una grabación en todos los casos, no bastando con la manifestación o información verbal consignada por el profesional a cargo de la historia clínica.

Esto también evitaría situaciones de posibles consecuencias legales para los profesionales sanitarios, que contarían con un respaldo legal para explicar sus acciones médicas durante el proceso.

A este respecto, la propia Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente, enumera una serie de supuestos en los que dicha forma de consentimiento escrito es preceptiva. Estos supuestos son: intervención quirúrgica, procedimientos diagnósticos y terapéuticos invasores y, en general, aplicación de procedimientos que suponen riesgos o inconvenientes de notoria y previsible repercusión negativa sobre la salud del paciente.

Por ello, resulta casi evidente que las actuaciones que puedan llevarse a cabo con personas que se encuentren en el proceso de la muerte quedarían englobadas dentro de alguno de los supuestos anteriormente mencionados, por lo que requerirían en todo caso de consentimiento escrito.

FACUA Andalucía espera que esta normativa se desarrolle reglamentariamente lo antes posible para que no se quede en una mera declaración de intenciones.

Ya somos 203.787