El tráfico ilegal de órganos será delito y se penalizará con hasta doce años de cárcel

Según el nuevo proyecto de ley orgánica dirigido a reformar el actual Código Penal se aplicará a las personas que lo promuevan y a los receptores.

El nuevo proyecto de ley orgánica dirigido a reformar el actual Código Penal, cuya remisión al Congreso fue acordada en el pasado Consejo de Ministros, introducirá como delito el tráfico ilegal de órganos humanos, y establecerá penas de "hasta doce años de cárcel", tanto a las personas que lo promuevan como a los receptores, según anunció la ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez.

En concreto, aquellas personas que promuevan, favorezcan, faciliten o publiciten la obtención o el tráfico ilegal de órganos humanos ajenos o el trasplante de los mismos serán castigados con la pena de prisión de seis a doce años si se tratara de un órgano principal, y de prisión de tres a seis años si el órgano fuera no principal.

Asimismo, esta reforma establece que, si el receptor del órgano consintiera la realización del trasplante conociendo su origen ilícito, será castigado con las mismas penas que en el apartado anterior, que podrán ser rebajadas en uno o dos grados, atendiendo a las circunstancias del hecho y del culpable.

Por otro lado, cuando exista la responsabilidad penal de una persona jurídica, se le impondrá la pena de clausura temporal de sus locales y establecimientos de dos a cinco años, así como el comiso de los bienes, productos y beneficios obtenidos del delito.

Hasta ahora, el actual Código Penal ha penalizado la extracción de órganos humanos mediante pago al donante de precio o recompensa, considerándolo como un delito de lesiones. Con este cambio, y en sintonía con el nuevo delito de tráfico ilegal de órganos humanos, la reforma del Código Penal amplía también el delito de trata de seres humanos, ya que considerará también la captación de personas para extraer sus órganos.

Ya somos 198.215