La CE acusa a Philips y a otros fabricantes de televisores de pactar precios

Este comportamiento vulnera las reglas del Tratado que prohíbe las prácticas comerciales restrictivas.

La Comisión Europea acusó este jueves al grupo holandés Philips y a otros fabricantes de tubos de rayos catódicos, que se utilizan en televisores y monitores de ordenador, de pactar precios y repartirse el mercado.

Este comportamiento vulnera las reglas del Tratado, que prohíbe las prácticas comerciales restrictivas. De confirmarse sus sospechas, el Ejecutivo comunitario podría imponer a las empresas fuertes multas.

Las acusaciones de Bruselas están contenidas en un pliego de cargos que se ha enviado a las compañías implicadas. Siguiendo su práctica habitual, la Comisión no desveló cuántas empresas participaron en los acuerdos ilegales, ni la nacionalidad o identidad de ninguna de ellas.

Sin embargo, Philips confirmó que había recibido el pliego de cargos y anunció que lo estudiará detalladamente y preparará su respuesta. "La empresa pretende continuar ayudando a las autoridades reguladoras en estas investigaciones", dijo Philips en un comunicado.

El Ejecutivo comunitario ya lanzó inspecciones por sorpresa en las sedes de varios fabricantes de tubos de rayos catódicos en noviembre de 2007.

A partir de ahora, los destinatarios de los pliegos de cargos pueden responder por escrito a las acusaciones de Bruselas y también pueden solicitar una audiencia para presentar su defensa.

Una vez que haya escuchado a todas las partes, la Comisión decidirá si se han vulnerado las normas de la UE sobre competencia.

Ya somos 203.592