Detenidas dos personas por recibir transferencias fraudulentas a través de Internet

Fueron presuntamente captados con una oferta de trabajo 'online' en el que se ofrecía una forma fácil y rápida de ganar dinero, con un alto beneficio económico.

El Cuerpo Nacional de Policía ha detenido en Castellón a un hombre y una mujer de nacionalidad rumana, de 23 y 18 años, ambos vecinos de la capital, por un presunto delito de estafa, tras detectar que eran los beneficiarios de transferencias bancarias fraudulentas por importes de 1.234 y 1.231 euros respectivamente, según informó la Policía en un comunicado.

La investigación tuvo su inicio a principios de octubre de este año, cuando en un Puesto de la Guardia Civil de la provincia de Ciudad Real se denunciaron varias transferencias fraudulentas a través de la banca electrónica.

Tras realizar las investigaciones oportunas, los agentes obtuvieron las cuentas beneficiarias del dinero presuntamente estafado, cuyos titulares eran dos vecinos de Castellón, y localizaron el destino de las transferencias en las cuentas bancarias de las personas detenidas, en las cuales se ingresaba para posteriormente ser retirado y enviarlo al lugar que le indicase la organización a la que pertenecían tras el cobro de la correspondiente comisión.

Estos grupos organizados tienen una compleja estructura, e inician el fraude con el descubrimiento a través de programas informáticos de las claves de acceso a la banca online, continúan con el control de otros ordenadores y sus líneas para introducirse en los ordenadores de los bancos, y se hacen pasar por los clientes para retirar el dinero y realizar la estafa. Mediante la colaboración física de los titulares de las cuentas de destino, ponen en circulación del dinero obtenido.

Los detenidos fueron presuntamente captados por estos grupos con una oferta de trabajo, a través de un correo electrónico, en el que se ofrece una forma fácil y rápida de ganar dinero, con un alto beneficio económico.

De esta manera se establece una comunicación entre ambas partes a través del correo electrónico, en la que la organización le indica que debe abrir una cuenta a su nombre y facilitar los códigos de acceso online y el código IBAN y enviar el dinero, para más tarde acudir a la entidad bancaria, retirar el dinero, cobrar su comisión y remitir el resto de la cuantía al extranjero.

Continúan abiertas las investigaciones para establecer si existen más implicados u otras posibles víctimas, por lo se descartan nuevas detenciones. Uno de los detenidos cuenta con varios antecedentes policiales por delitos contra el patrimonio.

Ya somos 198.216