Odontólogos de Cataluña se querellan contra las clínicas Dental Line

Por estafa, lesiones y atentado contra la intimidad de datos informáticos de unos 500 pacientes, tras el cierre de sus siete centros en la comunidad autónoma.

El Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de Catalunya (Coec) ha interpuesto una querella criminal contra los dos propietarios de la cadena de clínicas Dental Line por estafa, lesiones y atentado contra la intimidad de datos informáticos de unos 500 pacientes, tras el cierre de sus siete centros en Cataluña.

Dental Line, que contaba con clínicas en Barcelona (cuatro), Santa Coloma de Gramanet, El Prat de Llobregat y Tarragona, y otras sesenta en el Estado, cerró sin previo aviso sus centros en Cataluña entre abril y octubre de 2009.

Dejó a cuarenta dentistas -llevaban meses sin cobrar- sin empleo, y a medio millar de pacientes que habían pagado la totalidad del importe por avanzado con tratamientos inacabados.

El presidente del Coec, Josep Lluís Navarro, explicó este martes que su Colegio es el único que interpuso una querella contra los propietarios -la presentaron el 27 de noviembre y aún no ha sido admitida a trámite-, pero confió en que otros se sumen a la iniciativa para que el caso llegue a la Audiencia Nacional. "Sospechamos que los empresarios -andaluces- quebraron y han abierto una cadena similar llamada Vida Dent", apostilló.

Los pacientes pagaron entre 2.000 y 30.000 euros por tratamientos que ahora no pueden continuar en otras clínicas puesto que no disponen del historial médico. Por esto, el Coec pidió como medida cautelar que se permita acceder a los centros, cerrados y abandonados por los empresarios, para recuperar los historiales.

Además, el Colegio se puso en contacto con la Coordinadora de Usuarios de Sanidad (CUS) y con la Agencia Catalana de Consumo, que mediarán con las entidades financieras la suspensión de los pagos de créditos que diversos pacientes solicitaron para costear el tratamiento.

"La odontología se basa en la relación de confianza entre el dentista y su paciente", dijo Navarro, y señaló que la presencia de intermediarios "rompe totalmente" este "contrato social" fundado en la deontología. "Estamos indignados" porque el caso "hiere la dignidad" de la profesión, concluyó.

La directora de la CUS, Carme Sabaté, recordó que hace tiempo que combaten estafas parecidas de empresas de idiomas y estética, e instó a los consumidores a desconfiar de las cadenas que se anuncian con grandes ofertas en medios de comunicación.

Asimismo, Sabaté recomendó que los créditos al consumo sean vinculantes -con el nombre de la empresa contratada- para facilitar la suspensión del pago en caso de incumplimiento del servicio.

El presidente de la Comisión de Seguros Dentales del Coec, Alberto Pérez-Porro, subrayó que "hace años" que advierten del peligro de este tipo de odontología, e instó a verificar que el propietario de la clínica sea un odontólogo y no tan sólo un empresario.

Ya somos 190.625