La Producción Integrada ocupa en la actualidad unas 350.000 hectáreas en Andalucía

Este método de cultivo supone una alternativa frente al sistema convencional respetando el medio ambiente, el bienestar y la sanidad animal.

La Producción Integrada es un método de producir de una manera sostenible y racional, que se basa en sustituir los métodos tradicionales por prácticas y tecnologías sostenibles y respetuosas con el medio ambiente.

Esta idea nació en 1977 tras la Declaración de Ovronnaz. Esta añadió el concepto de Protección Integrada en la lucha contra las plagas a raíz del uso masivo de plaguicidas de síntesis que se dio en Europa y EEUU en la década de los 50, así como para el manejo racional de los componentes del agrosistema; clima, suelo y planta.

Sin embargo, no llegó a Andalucía hasta 1979 en el marco del programa quinquenal de Lucha Integrada en el cultivo del algodón. Programa gracias al que se crearon las primeras Agrupaciones de Tratamiento Integrado de Plagas, las conocidas como Atrias.

El éxito de las mismas y la extensión de este sistema de producción a otros cultivos, hizo posible la publicación en 1995 del primer Reglamento Específico de Producción Integrada de Andalucía, algo que convirtió a la comunidad en pioneros a nivel nacional.

El desarrollo de métodos de producción sostenibles es uno de los objetivos de la Consejería de Agricultura. Por ello, ha seguido trabajando desde entonces para que la Producción Integrada se extienda por toda Andalucía.

Todo ello ha permitido que ya se hayan creado treinta y cinco Reglamentos Específicos de Producción Integrada destinados a gestionar las actividades agrícolas, ganaderas y de industrias de elaboración y transformación de productos agroalimentarios.

Fruto de ello, es que en los últimos cinco años, la superficie de cultivo que utiliza los métodos de producción integrada se ha multiplicado por cinco, alcanzando en la actualidad unas 350.000 hectáreas.

Objetivos

El objetivo principal de la Producción Integrada es conseguir productos de alta calidad a través de un sistema sostenible respetuoso con el medio ambiente que ayude a conservar los recursos naturales, así como el bienestar y la sanidad animal, y que al mismo tiempo ayude a reducir costes.

Para facilitar la implantación de este sistema, existe un servicio técnico de asesoramiento cualificado que es el nexo de unión entre la Administración y el agricultor. Por un lado comunica las incidencias y problemas en la puesta en práctica de este método de cultivo a la Administración y por otro, traslada los avances, novedades e instrucciones del mismo a los usuarios.

Puesta en marcha

La Dirección General de la Producción Agrícola y Ganadera es la encargada de poner en funcionamiento la Producción Integrada a través de varios frentes: elaborar y actualizar los Reglamentos Específicos de Producción Integrada de los cultivos.

La Dirección lleva a cabo el mantenimiento y gestión del registro de operadores de Producción Integrada así como de los datos de las Agrupaciones de Producción Integrada a través del programa de seguimiento denominado Triana. Asimismo gestiona las ayudas que se dan para implantar este sistema de producción.

Por último, se encarga de entregar los beneficios a productores, consumidores y mercados a través de la campaña Compromiso Verde.

Implantación en Andalucía

Andalucía cuenta con unas 350.000 hectáreas cultivadas según los parámetros de la Producción Integrada, siendo la mayor extensión la del olivar con unas 230.000 hectáreas.

Asimismo, cultivos como el de la fresa o los hortícolas bajo plástico también adquieren importancia con un 72% y más de 11.000 hectáreas de superficie cultivadas en Producción Integrada, respectivamente.

Ventajas

Una de las principales ventajas del sistema de Producción Integrada es que supone una alternativa frente a la producción convencional de cara al futuro, tanto para el consumidor, que desea productos de le den seguridad, como para la agricultura actual, que necesita encauzar sus métodos hacia otros que respeten el medio ambiente y prescindan, en la medida de lo posible, de productos fitosanitarios.

La Producción Integrada es un método de cultivo que garantiza todas estas necesidades y además, añade más competitividad a los productos.

Normativa europea de fitosanitarios Con esta nueva normativa se reducirá considerablemente el número de sustancias activas autorizadas, pese a que algunos países, entre ellos España, intentaron hacerla menos restrictiva.

La normativa supondrá cambios en la regulación de comercialización de productos fitosanitarios, derogando la normativa actual que lo regula, el Decreto 91/414.

De esta forma, la evaluación de sustancias activas se basará ahora en el peligro en vez de en el riesgo, de ahí la gran reducción del número de sustancias activas autorizadas.

Asimismo, también se ha aprobado la Directiva del uso sostenible de plaguicidas, destinada a controlar su uso y a hacer obligatorio el control integrado de plagas.

Debido a que los Reglamentos Específicos de Producción Integrada de cada cultivo están adaptándose constantemente a la normativa vigente, este sistema productivo resulta el más adecuado para su aplicación en el futuro.

De esta forma, se podrán incluir en la normativa de Producción Integrada todos los cambios realizados en la reglamentación de fitosanitarios. En caso de que se modificaran las características fundamentales para llevar a cabo el cultivo, se pondrían en marcha los mecanismos para llevar a cabo otras alternativas económica, social y medioambientalmente sostenibles.

Apuesta de futuro

La Producción Integrada es una de las apuestas de futuro de la Consejería y por ello uno de sus principales objetivos es promocionar la adhesión a este método de cultivo mediante la creación, a través de ayudas, de las Agrupaciones de Producción Integrada.

Estas ayudas, rondan en la campaña 2008/2009 los 7 millones de euros. Con ellas se cubren la mayoría de los gastos extra que se tienen que hacer al implantar este sistema; es decir, certificación, contratación de personal cualificado, estudios del suelo, agua, autocontrol o planta, así como las feromonas para controlar las plagas.

Dentro de este sistema de Producción Integrada, también tienen cabida las técnicas alternativas de lucha de plagas que sustituyen a los plaguicidas. Por ello, se han incluido dentro de los Reglamentos Específicos de Producción Integrada para los cultivos hortícolas bajo abrigo. En la campaña 2008/09 las ayudas en este ámbito alcanzaron los 17 millones de euros.

La Consejería lleva muchos años investigando y poniendo en práctica la Producción Integrada por lo que no son pocos los productores que conocen o se han beneficiado de las ventajas del sistema. Sin embargo, es necesario extender este conocimiento al resto de la sociedad (productores, consumidores y mercados tanto nacionales como internacionales). Para ello, la Consejería de Agricultura y Pesca inició en 2007 una campaña que lleva como lema Compromiso Verde y que se ha mantenido en 2008 centrándose en los cultivos hortícolas protegidos de Almería y Granada.

En la actualidad, también está en marcha la campaña Compromiso Verde para la fresa de Huelva, puesto que este cultivo ocupa el 72% de la superficie total.

Hortícolas almerienses: un ejemplo

Aunque el paso de los métodos tradicionales a la Producción Integrada requiere cierta adaptación, el caso de los hortícolas almerienses ha sido toda una revolución verde incluso a nivel internacional.

Sólo han hecho falta tres campañas y una inversión de más de 31 millones de euros para que se haya pasado de 500 hectáreas que utilizaban técnicas de control biológico a casi 19.000.

Probablemente, en esta evolución haya tenido algo que ver el hecho de que el sector de los hortícolas protegidos almeriense siempre ha sido consciente de la calidad y la seguridad de este sistema y ha estado dispuesto a innovar en este sentido.

Reglamentos

La demanda es la que rige el incremento o no del número de cultivos que se adhieren al sistema de Producción Integrada. Por ello, desde la Dirección General están trabajando en un nuevo reglamento técnico para el cultivo del espárrago verde.

Sin embargo, los reglamentos están en constante cambio y adaptación a las necesidades reales que vayan surgiendo por lo que, los procedimientos que se hacen dentro de la Producción Integrada, no acaban tras las redacciones de los reglamentos.

Reglmaentos autonómicos

Para una mejor calidad del servicio y de los productos es necesario que exista una unidad en la normativa. Si bien hay un Real Decreto 1201/2002 por el que se regula la Producción Integrada de productos agrícolas en el ámbito nacional, no existe esta unificación a nivel autonómico ni a nivel europea, algo que sería recomendable.

Riesgo de desplazamiento

Existe riesgo de que otros protocolos y normas privadas desplacen a la Producción Integrada. Por este motivo se ha iniciado un proceso de homologación para que puedan convivir diversas normas de calidad.

Esto es posible debido a que los Reglamentos de Producción Integrada son muy similares al resto de normativas.

Hasta ahora, ya se ha conseguido la homologación con la marca Naturane de Anecoop y la norma UNE 155400 Producción controlada incorporando métodos de control biológico de Aenor. En estos momentos se está trabajando para conseguir la convergencia con otras certificaciones de calidad como Globalgap. Promoción de la Producción Integrada

La principal iniciativa de promoción de la Producción Integrada es la campaña Compromiso Verde dirigida a dar a conocer los beneficios de este sistema a los consumidores de manera que se valore el trabajo de los productores.

Ya somos 203.716