Audi, BP, EasyJet y Microsoft reciben los Premios a las Malas Empresas de Consumers International

Este año denuncian las dudosas afirmaciones ecológicas utilizadas en la publicidad.

El derecho de los consumidores a una información veraz y confiable sobre el impacto ambiental de productos y servicios ha dominado las nominaciones a los Premios a las Malas Empresas 2009.

Organizados por Consumers International (CI), organización mundial de la que forma parte FACUA-Consumidores en Acción, los premios de este año examinaron exclusivamente la práctica de blanqueo ecológico de las empresas para destacar la tendencia de las compañías a exagerar las cualidades ecológicas de sus productos.

Consumers International destaca este año la importancia de haber centrado estos premios en el blanqueo ecológico puesto que la comunidad internacional se apresta a reunirse en Copenhague para debatir cómo hacer frente al cambio climático.

"El blanqueo ecológico erosiona la confianza de los consumidores en las empresas y mina estilos de vida más amigables con el medio ambiente", señala la organización. "Esto crea una situación en la que todos perdemos".

Este año, las ganadoras de los Premios a las Malas Empresas son:

Audi: Por dar a entender mediante una glamorosa campaña que su nuevo coche diésel A es limpio y no daña el medio ambiente, y sugerir que conducir este vehículo es tan ecológico como montar una bicicleta.

BP: Por manifestar preocupación por las emisiones contaminantes y hablar frecuentemente acerca de su división de energía alternativa mientras reduce su inversión en energías renovables y aplaza numerosos proyectos relacionados con este tipo de energía.

EasyJet: Por alardear continuamente que sus aviones son más ecológicos que un coche híbrido.

Microsoft: Por presumir que su nuevo sistema operativo Windows 7 es un producto ecológico porque se le agregaron algunos mecanismos de ahorro de energía, mientras alienta a los consumidores a comprar un nuevo equipo para ejecutar ese software.

Y un premio especial también va a la industria petrolera, respaldada por la organización CO2 is Green (El CO2 es ecológico) por sus intentos de calificar a las emisiones de carbono como buenas para el medio ambiente.

"El impacto del comportamiento de los consumidores sobre el medio ambiente es una cuestión crucial", dice Luke Upchurch, portavoz de Consumers International. "En medio de las actuales negociaciones globales sobre el clima que culminarán en Copenhague queremos que estos premios pongan de relieve la necesidad de que las credenciales ecológicas de los productos y servicios que compramos se basen en la realidad".

"Los Premios a las Malas Empresas 2009", señala Upchurch, "muestran que incluso algunas de las mayores marcas mundiales caen en el blanqueo ecológico. Estamos llamando a poner fin a dudosas afirmaciones ecológicas y a exageradas credenciales medioambientales para que los consumidores puedan tomar decisiones de compra informadas y racionales".

Ya somos 190.852