La OCDE respalda la utilización de datos robados en la lucha contra el fraude fiscal

Alemania y Francia ya los han utilizado para seguir la pista de dinero escondido en paraísos fiscales.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) sugiere que no objetará nada a aquellos gobiernos que utilicen datos bancarios robados en su lucha contra la evasión fiscal. Ello después de que países como Alemania y Francia hayan aceptado datos robados de clientes de bancos de Liechtenstein y Suiza para seguir la pista al dinero escondido en paraísos fiscales.

De hecho, recientemente las autoridades fiscales francesas se vieron envueltas en la polémica por la utilización de datos robados de clientes de la filial de banca privada del HSBC en Suiza, que llegó a amenazar las conversaciones sobre un acuerdo fiscal bilateral entre Francia y Suiza.

"Lo que no condonamos es a los contribuyentes que no cumplen con sus obligaciones", afirmó Jeffrey Owens, responsable de la unidad fiscal de la OCDE, al ser cuestionado sobre la postura de la organización respecto al uso por los gobiernos de datos robados.

Por su parte, la banca privada suiza, que gestiona billones de dólares de clientes internacionales, ha presionado al Gobierno suizo para que introduzca cláusulas que prohíban el uso de datos bancarios robados en los acuerdos de colaboración que negocia actualmente.

Ya somos 198.484