FACUA asesora a los consumidores sobre el modo de afrontar las compras navideñas

La lista de la compra es el instrumento más eficaz para hacer frente a la avalancha publicitaria y evitar excesos en los gastos.

Ante la proximidad de las fiestas navideñas y la coincidencia de este fin de año con el inicio de un nuevo milenio, muchos consumidores han comenzado ya a realizar sus compras y algunos de ellos han decidido celebrar la llegada del 2000 de una forma especial, lo que va a suponer un gasto extraordinario en las economías domésticas. Por ello, la Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA) ofrece una serie de consejos a los consumidores para reducir los excesos consumistas y evitar posibles fraudes en fechas propicias a ellos.

FACUA recuerda la importancia de la lista de compra de cara a la avalancha publicitaria propia de estas fechas, ya que los supermercados e hipermercados están diseñados para que el consumidor realice un elevado número de compras no planeadas y por impulso. Así pues, en esta lista detallada debe aparecer lo que realmente se necesita, pudiéndose incluir además un importe determinado para posibles gastos extra aunque los consumidores deben tratar de ceñirse en todo momento a los gastos previstos para celebrar estas fiestas. Por lo tanto, la lista de la compra es el único instrumento para evitar gastar más de lo necesario y llevarse sorpresas desagradables al pasar por caja.

Asimismo, la Federación recomienda evitar las prisas y las aglomeraciones, intentando realizar las compras antes de los días clave o en los momentos de menor afluencia de público. Es necesario tener en cuenta que los precios suelen subir a medida que se aproximan las fiestas, por lo que hacer las compras anticipadamente puede suponer un importante ahorro.

Antes de adquirir un producto o contratar un servicio, FACUA aconseja comparar precios en diferentes establecimientos. No hay que dejarse deslumbrar por las ofertas publicitarias, ya que los folletos que distribuyen muchos comercios incluyen "productos gancho", más baratos que en otros comercios, para atraer al consumidor. Lo importante es el precio global de la compra, ya que, aunque se ofrezca un producto más barato, posiblemente el resto de los productos sea más caro que en otros establecimientos. Tampoco hay que maravillarse con las promociones de tipo 2x1 ó 3x2, teniendo en cuenta lo siguiente: ¿Realmente necesito ese producto? ¿Necesito más de una unidad? ¿Es verdaderamente rentable la oferta?

La Federación advierte que hay que prestar atención a las fechas de caducidad de los productos alimenticios, especialmente de aquéllos sospechosamente baratos. También es fundamental pedir siempre la factura o el ticket de compra y conservarlo durante un tiempo prudencial, ya que resultará imprescindible si posteriormente hay que realizar alguna reclamación.

Antes de pagar, debe comprobarse la posibilidad de cambiar los artículos. FACUA recuerda que los comerciantes están obligados a sustituir el producto defectuoso por otro en cualquier época del año, y que un artículo en oferta tiene las mismas garantías que cualquier otro.

También hay que comprobar que el etiquetado de los productos es el correcto. Este debe informar sobre la composición del producto y el tratamiento recomendado para su perfecta conservación. La Federación aconseja rechazar artículos que no tengan su etiquetado en español. Además del riesgo que entraña, no emplear etiquetas en español es una práctica ilegal.

Cuando el consumidor adquiera bienes de naturaleza duradera, como, por ejemplo, electrodomésticos, debe exigir la garantía. Estos artículos deben garantizarse por un mínimo de seis meses, según establece la Ley de Comercio Interior de Andalucía. Además, al comprar un ordenador personal o cualquier otro aparato cuyo sistema informático funcione mediante fechas como pueden ser los vídeos, equipos de sonido o cámaras de vídeo, hay que asegurarse de que están preparados para hacer frente al Efecto 2000 y, en el caso de que puedan sufrir algún problema, comprobar que la empresa se hace cargo de su reparación.

Si compra productos congelados, el consumidor ha de comprobar que se encuentran en expositores frigoríficos a una temperatura de -18 grados centígrados y que los envases están en perfectas condiciones.

Por último, si el consumidor se considera víctima de algún abuso, FACUA le recuerda que debe solicitar una hoja de reclamaciones en el establecimiento. Si necesita asesoramiento sobre cómo tramitar su denuncia, puede acudir a las oficinas de las Asociaciones de Consumidores y Usuarios integradas en FACUA, de cuyo domicilio le informarán en su Teléfono del Consumidor 954 376 112.

Ya somos 191.049