88 alertas en 2009

FACUA reclama más transparencia a autoridades y fabricantes ante los numerosos defectos en vehículos que afectan a la seguridad

Pide cambios en el funcionamiento de la red de alerta y sanciones ante determinadas irregularidades. En poco más de un mes han trascendido fallos en veinticinco modelos de coches y motos.

FACUA-Consumidores en Acción reclama más transparencia a las autoridades y los fabricantes ante los numerosos casos de defectos en vehículos que afectan a la seguridad.

La asociación advierte asimismo que la gravedad de muchos de los defectos detectados deberían llegar a las autoridades de Consumo a sancionar de forma contundente a los fabricantes.

A poco más de un mes del inicio de 2010 ya ha trascendido que unidades de veinticinco modelos de vehículos a motor deben ser revisados en España por defectos de fabricación que pueden llegar a provocar accidentes.

Se suman a los ochenta y ocho modelos que fueron incorporados en 2009 a la red de alerta de productos no alimentarios peligrosos, cifra que el año anterior fue de sesenta y tres.

El INC debe cambiar la regulación de la red de alerta

FACUA viene reclamando al Instituto Nacional del Consumo (INC) del Ministerio de Sanidad y Política Social que introduzca cambios en la regulación y los protocolos de información de la red de alerta de productos no alimentarios peligrosos para garantizar que la información llegue a los consumidores.

Así, FACUA demanda que las asociaciones de consumidores representativas sean informadas por las autoridades de Consumo de los productos que se incorporen a la red.

Asimismo, FACUA ha solicitado al INC que la red de alerta incorpore un procedimiento, como el existente en EEUU, por el que cualquier consumidor pueda suscribirse para recibir información por correo electrónico cada vez que un producto se incorpore a la misma.

Además, pide que los fabricantes sean también obligados a informar a las asociaciones de consumidores sobre todos los vehículos en los que detecten defectos, además de a incorporar esta información en sus páginas web, remitirla a los medios de comunicación e insertar anuncios en éstos.

Se trata de protocolos de información que sólo se producen en una minoría de casos, ya que los fabricantes se limitan a comunicar a sus clientes la necesidad de llevar a revisar sus vehículos. Pero puede que muchos conductores no reciban estas notificaciones por haber cambiado de domicilio sin comunicarlo o que un particular compre un vehículo de segunda mano con la incógnita de su pasó una revisión de seguridad cuya existencia desconoce.

Once modelos de coches y catorce de motocicletas en poco más de un mes

Un fallo en el pedal del acelerador obligará a revisar ocho modelos de Toyota de los que unas 145.000 unidades fueron vendidas en España. Se trata del Aygo (fabricados entre febrero de 2005 y agosto de 2009), IQ (entre noviembre 2008 y noviembre de 2009), Yaris (entre noviembre de 2005 y septiembre de 2009), Auris (octubre de 2006 y 5 de enero de 2010), Corolla (octubre de 2006 y diciembre de 2009), Verso (febrero de 2009 y 5 de enero de 2010), Avensis (noviembre de 2008 y diciembre de 2009) y Rav4 (noviembre de 2005 y noviembre de 2009).

El mismo defecto en el acelerador también afecta a 1.417 unidades vendidas en España del Peugeot 107 (entre 2005 y 2009) y 689 del Citröen C1 (del primer semestre de 2005 al verano de 2009).

Asimismo, un problema en los frenos obligará a revisar unidades de la tercera generación del Toyota Prius (vendidos entre junio de 2009 y enero de 2010), que en España ascienden a unas 2.300.

En el caso de las motocicletas, se trata de catorce modelos de cuatro fabricantes: unidades de la Yamaha YBR250 (5D11/5D13), la Peugeot Satelis (once unidades), la Buell XB12SS y once modelos de Harley-Davidson de la gama Touringlas, FLHT, FLHTCU, FLHRC, FLHX, FLHTP, FLHP, FLHTCUSE4, FLTRSE3, FLHTK, FLHTCUSE5 y FLHXSE (197 unidades en España).

Ochenta y ocho modelos en la red de alerta durante 2009

Durante 2009 sólo en España fueron incluidos en la red de alerta ochenta y ocho modelos de vehículos a motor por fallos de fabricación que podrían derivar en accidentes.

En el caso de los coches, fueron cuarenta y seis modelos de quince marcas. La lista fue encabezada por Volkswagen, con nueve modelos, seguida de Nissan y Renault con siete, Skoda y Mazda con cuatro, Seat y Audi con tres, Opel y Honda con dos, y cerrando la lista Dacia, Suzuki, Toyota, Jaguar, Hyundai y Mitsubishi con un modelo registrado.

A ellos se sumaron treinta y ocho motocicletas de diez marcas. KTM, con doce modelos, Honda con diez, BMW con cinco, Buell con tres, Yamaha con dos y Kawasaki, Suzuki, Derbi, Aprilia y Gilera con un caso en cada compañía.

Sesenta y tres casos en 2008

A lo largo de 2008, el número de vehículos a motor que se incorporaron a la red de alerta fue de sesenta y tres.

En el caso de los coches fueron treinta y cinco modelos de doce marcas. Las que más acumularon fueron Renault y Nissan, ocho cada una. Volkswagen sumó cinco modelos en la lista de productos alertados, Opel, cuatro, mientras que Maseratti, BMW y Mazda tuvieron dos y Toyota, Saab, Mitsubishi, Honda y Seat uno.

Los modelos alertados de motocicletas fueron veintiocho, pertenecientes a seis marcas. BMW fue la que lanzó al mercado más productos con defectos que podían afectar a la seguridad, once, seguida por Honda con cinco. Tras ellas, Yamaha con tres modelos, Kawasaki con dos y uno de Derbi y Aprilia.

Ya somos 204.664