FACUA desarrolla una campaña de asesoramiento sobre el Efecto 2000 y sus consecuencias a nivel doméstico

Los productos adquiridos seis meses antes del 1 de enero del 2000 cuentan con garantía de reparación gratuita si presentan problemas.

La Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA) está desarrollando durante los meses de noviembre y diciembre de 1999 una campaña informativa sobre el Efecto 2000 que considera las repercusiones que este error informático puede acarrear para los usuarios a nivel doméstico y las medidas a tomar en aras de la prevención de problemas.

El Efecto 2000 es un error que afecta a los equipos electrónicos o informáticos que utilizan para su funcionamiento un formato de fecha reducido, es decir, que tienen en cuenta sólo las dos últimas cifras del año, por lo que, con la llegada del año 2000, los equipos interpretarán que ha entrado 1900. A pesar de la ausencia de antecedentes sobre un error de estas características, FACUA ha dirigido sus esfuerzos hacia la indicación de los aparatos electrónicos que pueden verse afectados y la forma de actuar en caso de que el problema se produzca.

La Federación informa a los usuarios de que pueden verse afectados por dos vías: directamente, a través de sus propios bienes de consumo o equipos, o indirectamente, por ser los receptores finales de las actividades empresariales afectadas. Tal es el caso de unas operaciones bancarias defectuosas como consecuencia de un error en los equipos informáticos de las oficinas.

En el caso de los aparatos domésticos, FACUA señala que son pocos los aparatos del hogar que pueden verse afectados con el cambio de milenio, ya que el Efecto 2000 sólo puede presentarse en los sistemas que trabajen con fechas de calendario, siendo pocos los electrodomésticos que funcionan de esta forma. Así pues, pueden causar problemas los reproductores de vídeo que empleen la fecha de calendario para programar las grabaciones, los sistemas de seguridad, las cámaras de vídeo o los equipos de sonido que funcionen mediante fechas o los ordenadores personales. En cambio, otro tipo de electrodomésticos no tienen por qué verse afectados. Es el caso, por ejemplo, de los microondas, que sólo registran la hora, o los termostatos domésticos, que sólo precisan saber el día de la semana para funcionar correctamente.

El problema de los ascensores radica en el hecho de que algunos de ellos disponen de sistemas informáticos que controlan la fecha de sus inspecciones, de tal forma que si el Efecto 2000 causa algún desperfecto en estos dispositivos, el ascensor puede bloquearse y dejar de funcionar. Ante esta posible situación, FACUA aconseja a los consumidores que acudan a las empresas de mantenimiento para asegurarse de que el ascensor de su edificio funcionará el 1 de enero del año 2000.

Los daños que pueden sufrir los productos afectados serán insignificantes en la mayoría de los casos, como que el aparato cambie el día de la semana en el que nos encontramos por entender que estamos en el año 1900 en lugar de en el 2000. En el caso de los vídeos, cámaras y equipos de música con funciones para programar una grabación, esta función puede verse alterada de forma que impida su utilización.

En cuanto a los ordenadores, los fallos pueden ser más graves, ya que pueden perder información importante o incluso dejar de funcionar. FACUA advierte a los usuarios de ordenadores personales que ninguno de sus componentes está a salvo de los problemas. Aunque exista la seguridad de que uno de ellos está preparado para resistir el Efecto 2000, no debe extenderse esta seguridad al resto de componentes, ya que, si alguno de ellos no está debidamente preparado para la transición al nuevo milenio, fallará el sistema completo.

Por ello, FACUA recomienda a los usuarios que verifiquen la compatibilidad de sus equipos informáticos contactando con sus proveedores y teniendo en cuenta que lo importante no es la fecha de adquisición del equipo sino la de diseño y programación, para evitar errores en una aplicación determinada, en el sistema o en la red, la pérdida de datos, errores en los resultados para cálculos que utilizan fechas o la propagación de datos dañados por toda la red.

Según la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y la Ley de Ordenación del Comercio Minorista, todos los productos adquiridos seis meses antes del 1 de enero del año 2000 disponen de una garantía que asegura la reparación gratuita de los defectos que presenten los productos y de los daños que les haya podido ocasionar el Efecto 2000.

La Federación recuerda a los consumidores que las empresas deben facilitar información adecuada sobre cualquier aparato electrónico a la venta que pueda verse afectado por el Efecto 2000 y que pueden acudir a los servicios técnicos para informarse sobre las medidas a tomar, los posibles problemas que pueden presentarse en aparatos adquiridos con algunos años de antelación y las soluciones a los mismos.

Ya somos 203.592