La agencia de Díaz Ferrán

Andalucía impone a Marsans una ridícula sanción de 1.000 euros por anunciar precios inferiores a los reales

FACUA, que presentó la denuncia, considera que multas como ésta no hacen más que fomentar la publicidad engañosa.

FACUA-Consumidores en Acción critica la ridícula sanción de 1.000 euros impuesta por las autoridades de Consumo andaluzas a Viajes Marsans por anunciar precios inferiores a los reales.

FACUA denunció a la agencia de viajes del líder de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, por ofertar distintos paquetes vacaciones –vuelos más hoteles y cruceros- indicando precios que no incluían "tasas, propinas, gastos de gestión y suplemento por incremento de combustible".

La campaña, desarrollada en abril de 2008 en distintos medios de comunicación, llegó a ocupar toda la portada, contraportada y dos páginas interiores en las ediciones andaluzas de un diario.

FACUA considera que multas como ésta no hacen más que fomentar la publicidad engañosa y el incumplimiento de la normativa de protección a los consumidores.

Difícilmente, critica, las empresas que vulneran la legislación se preocuparán por respetarla si las sanciones no representan más que un insignificante porcentaje de lo que pueden ganar a costa de cometer irregularidades.

La denuncia fue presentada ante la Dirección General de Consumo de la Junta de Andalucía. Ahora, casi dos años después, el Servicio de Consumo de Córdoba –las denuncias son distribuidas entre las ocho delegaciones provinciales de la Consejería del ramo-, ha comunicado a FACUA "la imposición de una sanción económica de 1.000 euros" que ha sido recurrida por Viajes Marsans y todavía está pendiente de "resolver en alzada".

En su denuncia, FACUA argumentó que Viajes Marsans incurría en publicidad engañosa, vulnerando el artículo 4 de la Ley 34/1988, General de Publicidad. Esta norma define como engañosa "la publicidad que de cualquier manera, incluida su presentación, induce o pueda inducir a error a sus destinatarios, pudiendo afectar a su comportamiento económico, o perjudicar o ser capaz de perjudicar a un competidor".

También considera engañosa "la publicidad que silencie datos fundamentales de os bienes, actividades o servicios cuando dicha omisión induzca a error de los destinatarios".

Asimismo, la organización señaló que Marsans vulneraba el artículo 60 del texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, que establece que "en toda información al consumidor sobre el precio de los bienes o servicios, incluida la publicidad, se informará del precio final completo".

Ya somos 191.113