Tras la Semana Santa, llegan las reclamaciones por problemas con agencias de viajes, hoteles y aerolíneas

FACUA informa sobre los derechos de los consumidores ante distintos tipos de deficiencias o irregularidades que pueden haber sufrido.

Tras las vacaciones de Semana Santa, FACUA-Consumidores en Acción recibe cada año un importante número de reclamaciones contra agencias de viajes, hoteles y compañías aéreas por deficiencias o irregularidades en sus servicios.

Ante determinadas irregularidades, los usuarios pueden exigir compensaciones económicas o la devolución de una parte del dinero abonado.

FACUA informa sobre los derechos de los consumidores que hayan sufrido problemas durante sus vacaciones.

Precios que se incrementan durante la compra

FACUA recuerda que el precio final del paquete turístico o del billete de transporte debe ser el mismo que el ofertado en la publicidad o al comienzo del proceso de compra. Si la empresa lo incrementa aplicando tarifas por conceptos como el embarque o el mero hecho de llevar una maleta, el usuario puede reclamar la devolución de la diferencia.

Si cuando compró su billete el usuario contrató un seguro u otros suplementos opcionales porque no se dio cuenta de que ya estaban preseleccionados en la página web de la compañía, tiene derecho a reclamar la devolución de su importe.

Retrasos, cancelaciones y overbooking

Si el vuelo sufre un retraso y el usuario llega a su destino al menos tres horas tarde, tiene derecho a una compensación de entre 125 y 600 euros, dependiendo de la distancia del viaje y la cantidad de horas de retraso.

También tiene derecho a esas compensaciones si es víctima de overbooking o el vuelo se cancela. En estos casos, la compañía está obligada a garantizarle un vuelo alternativo o, en su defecto y de ser viable, otro medio de transporte.

Asimismo, debe ofrecerle comida y bebida durante la espera. Y si es necesario, alojamiento en hotel y el transporte entre el aeropuerto y aquél.

Las compañías aéreas sólo están exentas de afrontar estas compensaciones si los problemas ocurrieron por causa de fuerza mayor.

Además, si el usuario sufre perjuicios como la pérdida de días de vacaciones o trabajo, puede exigir el pago de indemnizaciones adicionales.

Pérdida o retraso en la llegada del equipaje

Si cuando llegue a su destino el equipaje no aparece, el pasajero debe presentar una reclamación antes de salir del aeropuerto y quedarse con una copia.

Si tiene que comprar bienes de primera necesidad que llevaba en su equipaje, debe solicitar tiques o facturas ya que la compañía aérea deberá pagárselos. Y si finalmente su equipaje no aparece, la aerolínea deberá abonarle una indemnización.

La cantidad máxima que deben pagar las compañías a los pasajeros que sufran la pérdida de su equipaje es de 1.100 euros.

Deficiencias en el hotel

En caso de deficiencias en el hotel que no fueron resueltas, puede reclamarse la devolución de una parte del dinero abonado en función del perjuicio que las deficiencias ocasionaran, pudiendo llegar a alcanzar la totalidad del mismo si afectan a elementos esenciales del contrato (aire acondicionado, etc.).

Si el hotel reservado estaba completo y el usuario tuvo que acudir a un hotel más caro, puede reclamar la diferencia de precio.

Y si se produjo un robo en la habitación a pesar de que el usuario cumplió con las instrucciones de seguridad dadas por el hotel, éste tendrá que hacerse cargo de los daños sufridos.

Ya somos 188.900