FACUA Sevilla, la Federación de Vecinos, Asacem y FAPA piden al Ayuntamiento de Sevilla una moratoria a la instalación de antenas de telefonía móvil

Han presentado un documento conjunto con una serie de alegaciones al proyecto de Ordenanza Municipal sobre Instalaciones de Telecomunicaciones.

La Asociación de Consumidores y Usuarios de Sevilla-FACUA, la Federación Provincial de Asociaciones de Vecinos, la Asociación de Afectados por Campos Electromagnéticos (Asacem) y la Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos de Sevilla (FAPA) demandan al Ayuntamiento de Sevilla una moratoria a la instalación de antenas de telefonía móvil en la ciudad.

Representantes de usuarios, vecinos y padres de alumnos fundamentan su petición en las discrepancias existentes entre la comunidad científica sobre los posibles efectos perniciosos para la salud de sus radiaciones y los numerosos casos de usuarios que manifiestan sufrir determinadas dolencias desde la colocación de estos repetidores en las inmediaciones de sus domicilios, centros de trabajo o estudio.

Esta es una de las demandas planteadas en las alegaciones que han presentado de forma conjunta al proyecto de Ordenanza Municipal sobre Instalaciones de Telecomunicaciones, aprobado provisionalmente por el Pleno Municipal sin haber contado con la opinión de las entidades ciudadanas representativas de la ciudad.

Las cuatro entidades advierten que, en su articulado, el proyecto se plantea evitar cualquier instalación "que no garantice la protección de la salud", pero no establece criterios concretos para ello. Por ello, han trasladado en sendas reuniones a los delegados de Urbanismo y Salud, Rafael Carmona y Juan Carlos Raffo, la opinión de que sería lamentable que, a diferencia de otros ayuntamientos de la provincia, el de Sevilla se inhibiese en esta cuestión a favor de los parámetros establecidos por el Ministerio de Ciencia y Tecnología en el Real Decreto 1.006/2001, que permite niveles de radiaciones demasiado altos.

Las organizaciones consideran necesario que, en base al más elemental principio de precaución, se establezcan unos límites de emisión de radiaciones acordes con los estudios más rigurosos y restrictivos existentes actualmente. Así, demandan que la Ordenanza fije los mismos criterios de la legislación italiana y sueca, que aplican unos límites de 10 microvatios por centímetro cuadrado a las radiaciones.

"Consideramos muy arriesgado", advierten, "desde la perspectiva de la responsabilidad en que puede incurrir la Administración Local y el riesgo que se genera para la salud de las personas que el Ayuntamiento asuma como válidos determinados límites de emisión de ondas electromagnéticas que, aunque puedan ser respaldados por organismos europeos o estatales, son cuestionados por estudios realizados por entidades cuya credibilidad y prestigio merecen, cuanto menos, el beneficio de la duda".

Asimismo, no comprenden cómo el proyecto de Ordenanza asume la existencia de colectivos "de especial riesgo" para proteger de las radiaciones determinados inmuebles, como colegios y hospitales. "Si existe riesgo para los niños en una escuela", indican, "necesariamente existirá también si las instalaciones de telefonía móvil se ubican en las cercanías de su vivienda".

También solicitan que la Ordenanza contemple la revisión de las antenas de telefonía móvil existentes en la ciudad ya que "nos tememos que en nuestra ciudad existan instalaciones carentes de autorización y otras que puedan haber sufrido ampliaciones que las hagan estar funcionando por encima de los niveles inicialmente autorizados".

Ya somos 191.166