En enero subió un 2,6%

Industria prepara una nueva subida eléctrica después de encarecer en un 26% el recibo del usuario medio en 30 meses

FACUA lamenta que el Gobierno ponga la cuenta de resultados de las eléctricas por encima de los intereses de los usuarios.

FACUA-Consumidores en Acción lamenta que el Gobierno ponga la cuenta de resultados de las eléctricas por encima de los intereses de los usuarios y además en unos momentos de crisis económica en los que los incrementos tarifarios resultan mucho más lesivos para éstos.

El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio prepara una nueva subida eléctrica después de haber encarecido en un 26,1% el recibo del usuario medio en 30 meses, entre julio de 2007 y enero de 2010, según un análisis realizado por FACUA. La subida representa más de seis veces el IPC acumulado en el mismo periodo (4,2%).

La última subida, aplicada el pasado enero, representó incrementos del 2,6% en los precios del kW de potencia contratada y del kWh consumido.

Ahora, Industria ha propuesto a la Comisión Nacional de la Energía (CNE) un aumento del 10% en los peajes de acceso, lo que se traduciría en un incremento similar en el término de potencia. Pero la variación global que experimentará la factura depende de si sube, baja o se congela el precio del kWh (término de energía).

A la variación en los precios habrá que sumar el incremento en dos puntos del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), que a partir del 1 de julio pasará del 16 al 18%.

FACUA denuncia que la política eléctrica del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio está basándose en continuas concesiones a las empresas del sector, con importantes e injustificadas subidas tarifarias que castigan la economía de los consumidores.

Precio disuasorio

El nuevo modelo de tarifa fijada por Industria, denominada de Último Recurso (TUR), existente desde julio de 2009, va camino de convertirse en un precio disuasorio en lugar de suponer un referente para evitar precios excesivos en el mercado libre.

FACUA considera que las desproporcionadas subidas responden a la fórmula diseñada por Industria para promover artificialmente un mercado libre al que los usuarios domésticos serán arrojados. Y es que cuanto más elevada sea la tarifa fijada por el Ministerio, más atractivas parecerán las ofertas lanzadas por las compañías que operan con sus propias tarifas.

Y de momento, el sector eléctrico sigue sin lanzar ofertas en el mercado libre para la gran mayoría de los usuarios (los que tienen potencias inferiores a 10 kW), a la espera de que se produzcan mayores subidas en la TUR. Las compañías se limitan a presentar ofertas condicionadas a la contratación de luz más gas y un seguro, que globalmente además no se traducen en descuentos significativos.

Subida entre julio de 2007 y enero de 2010

En julio de 2007, el precio del kWh fijado por Industria era, redondeando a dos decimales, de 10,96 céntimos (8,9868 más el 21,93% que representan los impuestos sobre la electricidad y el valor añadido). Se trata del precio que se aplicaba en la tarifa con más usuarios, la 2.0.2 (para potencias superiores a 2,5 kW y hasta 5).

Desde enero de 2010, con la Tarifa de Último Recurso (TUR), aplicable a todos los usuarios con hasta 10 kW de potencia, el precio del kWh asciende a 14,36 céntimos (11,7759 más impuestos indirectos), lo que representa una subida del 31,0%.

En cuanto al término de potencia, ha pasado de los 1,93 euros por kW (1,581887 más ii.) de julio de 2007 a 2,10 euros (1,719427 más ii.) desde enero de 2010, un incremento del 8,7%.

Así, un usuario con una potencia contratada de 4,4 kW y un consumo mensual de 270 kWh (la media en España según pone de manifiesto el último informe hecho público por la CNE) ha pasado de pagar 38,07 euros (31,2246628 más ii.) mensuales por el término de potencia y el de energía a los 47,99 euros (39,3604088 más ii.) al mes a partir de la entrada en vigor de la TUR.

Para el usuario medio la factura se ha incrementado por tanto en 8,92 euros mensuales (8,135746 más ii.), un 26,1%, en dos años y medio.

Ya somos 204.085