El estilo de vida y la salud: el consejo dietético

El estilo de vida, entendido como la forma habitual de vivir de las personas y de los grupo sociales está considerado como uno de los determinantes que más influyen en el estado de salud de una población.

Cuando hablamos de estilos de vida nos estamos refiriendo no sólo a rutinas de alimentación, de ejercicio físico o sedentarismo, de consumo o no de tabaco etc... sino también a la forma de pensar y comportarse de las personas consigo mismas, en sus relaciones interpersonales y con el entorno, en el control de su proyecto de vida, de sus habilidades, expectativas, etc.

En el Tercer Plan Andaluz de Salud se recoge que el Sistema Sanitario Público de Andalucía tiene entre sus líneas prioritarias la mejora de la salud desde los entornos sociales, mediante el fomento de estilos de vida saludables. En esta línea nació El Plan para la Promoción de la Actividad Física y la Alimentación Equilibrada 2004-2008 con la pretensión de mejorar la salud de la población adaptando el ejercicio físico y la alimentación a las condiciones personales de cada individuo. El objetivo perseguido es prevenir la enfermedad y promocionar la salud.

Diversos estudios sociales han puesto de manifiesto que las recomendaciones sobre estilos de vida que efectúan los profesionales sanitarios a los usuarios que atienden representan un importante recurso de prevención y tratamiento para los mismos, ya que dichos profesionales se encuentran, en especial los que desempeñan su trabajo en atención primaria (médicos de familia y personal de enfermería), en una posición de privilegio para acometer una relación de asesoramiento que resulte efectiva.

Dichos estudios muestran además, que esta comunicación entre el profesional sanitario y el usuario es una de las principales fuentes de información y formación cuando se abordan temas de nutrición y actividad física.

Consejo dietético

En este marco, en el año 2005 y posteriormente en el año 2007, se publican dos guías, la guía Consejo Dietético en Atención Primaria y otra dedicada al consejo dietético intensivo ambas dirigida a los profesionales de la salud con el fin de facilitar a los profesionales sanitarios de atención primaria los conocimientos y recursos suficientes para obtener los máximos beneficios en el asesoramiento a sus pacientes.

El consejo dietético pretende ser una herramienta de alta eficacia a la hora de mejorar los estilos de vida de esas poblaciones con el objeto de reducir la morbimortalidad relacionada con la alimentación inadecuada y el sedentarismo.

Dicha actividad, en el Servicio Andaluz de Salud, esta siendo abordada por los profesionales sanitarios en general y en particular los que desempeñan su labor en Atención Primaria, puesto que se encuentran, como hemos dicho anteriormente, en una posición privilegiada para llevar a cabo actividades de promoción de la salud y prevención de enfermedades vinculadas a los estilos de vida.

En esta labor de asesoramiento, el profesional ha de tener en cuenta como principio general, que el consejo dietético nunca debe ir separado de la recomendación de la realización de ejercicio físico, adecuado a las características de la población a quien va dirigido y aportando también un consejo mínimo sobre el tipo de ejercicio, duración y forma de realizarlo.

Por ello, se considera que las intervenciones más efectivas son las que combinan la educación sobre nutrición y ejercicio físico, y el consejo orientado a la conducta, con el fin de ayudar a los pacientes a adquirir habilidad, motivación y apoyo necesario para modificar los patrones no saludables.

Con carácter general las intervenciones deben ir dirigidas a modificar los hábitos alimenticios para conseguir un equilibrio energético y un peso normal mediante el aumento en el consumo de frutas, verduras, legumbres y limitando el consumo de azucares libres y de sal y, todo ello acompañado de la realización de actividad física regular. Esta actividad debe ser de intensidad moderada, con una duración al menos de de 30 minutos, con una frecuencia diaria en población general y, respecto a las personas mayores, los ejercicios deben ir dirigidos al fortalecimiento de la musculatura y la mejora del equilibrio.

El consejo dietético se basa en un primer servicio, denominado básico, en el que el médico de Atención Primaria informará al paciente de los hábitos de vida saludable y de los riesgos del sobrepeso y la vida sedentaria en la salud, una vez que haya comprobado sus parámetros de peso y estatura, y sus costumbres alimenticias y deportivas.

Consejo intensivo

La segunda fase del programa denominada consejo intensivo, se dirigirá a pacientes con un grado suficiente de riesgo sanitario derivado de sus problemas de sobrepeso o sedentarismo, a quienes se les ofrecerá participar en sesiones de grupo en las que personal de enfermería les informará sobre hábitos de vida saludable, así como en actividades físicas.

Este asesoramiento del que hemos hablado y de la forma indicada se viene realizando en los centros de Atención Primaria desde el año 2006 aproximadamente siendo que aun no existe una total implantación en cuanto al consejo dietetico intensivo se refiere.

Ya somos 203.746