Entre 30.000 y 100.000 euros de ayudas para 24 afectados por la talidomida

La asociación de víctimas cree que no son suficientes.

El Gobierno ha aprobado en Consejo de Ministros un Real Decreto por el que se regula el procedimiento de concesión de ayudas económicas a las personas afectadas por la talidomida en España entre 1960 y 1965. El importe de las mimas oscilará entre los 30.000 y 100.000 euros en función del grado de discapacidad.

De este modo, y a propuesta del Ministerio de Sanidad y la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, se establece una ayuda, en pago único, para quienes durante los años 60 sufrieron malformaciones corporales durante el proceso de gestación como consecuencia de la ingestión de talidomida por la madre gestante.

El Real Decreto establece que para las personas nacidas en el extranjero la madre gestante debe haber residido en España en cualquier período comprendido entre 1960-1965, al tiempo que determina el alcance, las condiciones y el procedimiento para el reconocimiento y abono de las ayudas.

Su gestión dependerá del Imserso y la cantidad a percibir se establece de conformidad con el grado de la discapacidad acreditada. Así, a quienes presenten una discapacidad del 33% hasta el 44% les corresponden 30.000 euros; 60.000 euros para quienes tengan del 45% al 64%; 80.000 para los afectados con un grado de discapacidad del 65% hasta el 74%, y 100.000 euros para quienes presenten un grado de discapacidad del 75 por ciento o superior.

De este modo, y según reconoce Sanidad, "se da respuesta a la necesidad de reconocimiento y apoyo solidario a estas personas afectadas" según las diferentes situaciones personales que concurren en cada una de ellas, "siguiendo la línea" fijada por la mayoría de países de la Unión Europea.

Los afectados la consideran insuficiente

El presidente de la Asociación de víctimas de la talidomida en España (Avite), José Riquelme, ha aplaudido la decisión del Gobierno de aprobar un real decreto para la concesión de ayudas a estos afectados, aunque lamenta que "se han quedado cortos" ya que los requisitos fijados sólo permitirán recibir esta compensación económica a veinticuatro personas.

Según ha explicado Riquelme, en declaraciones a Europa Press, en España se estima que hubo unas 3.000 personas afectadas por este fármaco, que en la década de los 60 fue utilizado para tratar las náuseas de las mujeres embarazadas y que provocó numerosas discapacidades en los recién nacidos.

De estos todavía quedan vivos entre 500 y 1.000 afectados aunque, entre los requisitos para recibir las ayudas del Gobierno (que oscilan entre los 30.000 y 100.000 euros) se exige que presenten el 'certificado de talidomídico' del Centro de Investigación de Anomalías Congénitas (CIAC), organismo del Instituto de Salud Carlos III que en 2006 desarrolló un protocolo clínico para determinar qué personas se habían visto realmente afectadas por el uso que sus madres hicieron de este fármaco.

En dicho estudio, que "ya está cerrado", sólo se consideraron afectados veinticuatro personas, que son las que recibirán estas ayudas, de ahí que Avite pida "reabrir" este protocolo de certificación "para que pueda haber más personas reconocidas y recompensadas".

Para ello, como ha anunciado Riquelme, en los próximos meses se reunirán con la ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, para exigir ésta y otras reivindicaciones, como la creación de una unidad médica de referencia especializada en deformaciones por talidomida, donde estos afectados puedan pasar sus revisiones periódicas.

En cualquier caso, agradecen al Gobierno el "perdón público" que han recibido con la aprobación de estas ayudas ya que, como ha reconocido Riquelme, "desde que murió Franco nadie se había atrevido a coger el toro por los cuernos y ayudarles".

Ya somos 191.228