Según el INC los defectos en el etiquetado son el principal incumplimiento en el material escolar

El estudio realizado por este organismo demuestra que el 61,5% del material escolar presenta algún tipo de defecto.

El etiquetado defectuoso es el principal incumplimiento encontrado en los 441 productos destinados a uso escolar y en los 45 tipos de mochilas analizados por el Centro de Investigación y Control de la Calidad del Instituto Nacional de Consumo (INC).

El 38’5% del material escolar analizado por el INC cumple la normativa, mientras que el 61’5% restante presenta algún tipo de defecto, relacionado en el 95% de los casos con el etiquetado. Entre las mochilas, el 37’7% cumple con la normativa y en aquellas que no la cumplen, en el 88% de los casos es también por defecto en el etiquetado.

Son datos presentados esta mañana por la ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, y extraídos de los análisis realizados por el Instituto Nacional del Consumo (INC) sobre productos de material escolar, efectuados ante el comienzo del curso 2010-2011. A la presentación han asistido también la secretaria de Estado de Educación y Formación Profesional, Eva Almunia, el secretario general de Política Social y Consumo, Francisco Moza, y la directora general del Consumo, Etelvina Andreu.

Trinidad Jiménez ha destacado que los datos ponen de manifiesto que la seguridad de los ciudadanos está garantizada y que sólo un pequeño porcentaje de estos productos puede presentar algún tipo de riesgo, que en caso de ser grave supondría una retirada y destrucción inmediata del producto.

La ministra también ha explicado que una vez que se detecta un defecto en el etiquetado se exige al distribuidor que lo corrija, de modo que el consumidor tenga acceso a una información correcta sobre ese producto. Se puede verificar si un producto cumple con las normas elementales de etiquetado realizando algunas comprobaciones. Como norma general, hay que confirmar que el etiquetado indica la marca o responsable del artículo y en todo caso su dirección.

En los productos dirigidos a los segmentos de población más vulnerable, como los escolares más pequeños, existen requisitos adicionales como el marcado CE –de Conformidad Europea- o el símbolo gráfico que exprese si no está indicado para menores de 36 meses.

Trinidad Jiménez ha subrayado que las autoridades de Consumo garantizan la seguridad, calidad e información sobre los productos, y ha pedido que el consumo sea responsable, saludable, seguro, solidario y sostenible.

Material escolar

Los productos de uso escolar analizados por el INC fueron: juguetes para modelar, juguetes que dejan traza (barras óleo pastel, témperas, acuarelas, rotuladores), lapiceros de colores y de grafito, material escolar vario (sacapuntas, compases de dibujo, gomas de borrar) y pinturas para dedos.

De los 441 objetos analizados, 170 (el 38’5%) cumplen totalmente la normativa vigente. Entre los 271 restantes, el 95% de ellos no cumplen correctamente lo que exige la normativa en materia de etiquetado en aspectos como la indicación del responsable (31%), las indicaciones especiales o advertencias obligatorias (23%) o el marcado CE (15%).

Otros incumplimientos encontrados se refieren a contaminación química (2%), especialmente de bario; factores de calidad (2%), casi todos por la presencia de suciedad en el material analizado, y factores de seguridad (1%), inherentes fundamentalmente al material utilizado.

Mochilas

De las 45 mochilas analizadas, 17 (el 37’7%) cumplen totalmente la normativa vigente. El 88% de incumplimientos de las restantes se refiere al etiquetado y presentación del producto, principalmente a la falta de información o información incorrecta sobre la composición del producto, domicilio del responsable y su NIF, CIF o RNI.

En cuanto al grado de cumplimiento del marcado CE, las mochilas no deben incluirlo en su etiqueta al no tratarse de juguetes, y sólo cinco productos de los 45 analizados lo incluyen. El otro 12% de mochilas que no cumple la normativa presenta incumplimientos sobre su composición, principalmente por la falta de coincidencia entre la composición real y lo indicado en la etiqueta.

Ya somos 203.751