La Fiscalía archiva la investigación sobre el servicio Street View de Google en España

Considera que no existe <i>"el menor indicio"</i> de que la multinacional haya intentado <i>"comerciar directamente"</i> con el conjunto de la información obtenida.

En junio de 2010 la Fiscalía de Guipúzcoa abrió una investigación para determinar si la multinacional Google había infringido el Código Penal durante la toma de datos en espacios públicos mediante el uso de coches equipados con cámaras multidireccionales y tecnología wi-fi para su servicio Street View, según informa EFE.

La Fiscalía guipuzcoana, que cuenta con uno de los doce fiscales especializados en delincuencia informática en España, inició sus pesquisas, en coordinación con el Cuerpo Nacional de Policía (CNP), tras tener conocimiento de que estos automóviles podrían haber captado datos de localización de las redes y relativos al tráfico de los internautas.

Con esta investigación, la Fiscalía de Guipúzcoa pretendía determinar si Google vulneró el derecho constitucional al "secreto de las comunicaciones" e incurrido en un delito tipificado en el artículo 197 del Código Penal español.

Artículo 197 del Código Penal

"El que, para descubrir los secretos o vulnerar la intimidad del otro, sin su consentimiento", señala el citado artículo, "se apodere de sus papeles, cartas, mensajes de correo electrónico o cualesquiera otros documentos o efectos personales o intercepte sus telecomunicaciones o utilice artificios técnicos de escucha, transmisión, grabación o reproducción del sonido o de la imagen, o de cualquier otra señal de comunicación, será castigado con las penas de prisión de uno a cuatro años y multa de doce a veinticuatro meses".

También están incluidos en este tipo penal los que, sin estar autorizados, se apoderen, utilicen o modifiquen, en perjuicio de un tercero,"datos reservados de carácter personal o familiar" de otro registrados en "ficheros o soportes informáticos, electrónicos o telemáticos".

El Ministerio Público ha decidido ahora archivar el asunto mediante un decreto, al que este martes ha tenido acceso Efe, en el que señala que "el carácter aleatorio, indiscriminado y fragmentario de la técnica utilizada por los automóviles de Google Street View, impide que se haya obtenido información que, 'per se' suponga el descubrimiento de secretos o la vulneración de la intimidad que exige el tipo penal".

El documento aclara asimismo que, para los datos obtenidos por los coches de Google "tuvieran potencialidad lesiva de la intimidad" hubiera sido necesario que esta información "se aplicara a algún tipo de finalidad que sirviera a los objetivos" de la compañía investigada, que son "eminentemente comerciales".

Asimismo aclara que hubiera sido "imprescindible" someter la información obtenida a "algún tipo de técnica" informática con el fin de "ordenar y tratar" lo que de otra manera "no es más que una masa informe de datos" y "una sobreabundancia de información que no permite extraer un conocimiento inteligible" de ella.

El documento determina que "no se ha descubierto actividad" alguna por parte de Google en este sentido, al igual que no existe "el menor indicio" de que la empresa haya intentado "comerciar directamente" con el conjunto de información obtenida.

En este sentido, el Ministerio Público señala que "no cabe continuar" su actividad investigadora, "toda vez que las posibilidades se han reducido al extremo, debido a que los soportes de datos originales no se encuentran ya en territorio español".

Ya somos 198.296