FACUA llama a participar en la huelga como trabajadores y consumidores ante un Gobierno que parece que pretende apagar fuego con gasolina

Pide que el 29 de septiembre sea un Día sin Compras como respuesta a medidas con las que la crisis la pagan las víctimas y no los culpables.

FACUA-Consumidores en Acción llama a los ciudadanos a que participen en la huelga general tanto en su papel de trabajadores como de consumidores.

Con el lema Contra una Europa dominada por el mercado, FACUA está desarrollando una campaña en la que pide a los consumidores que conviertan el 29 de septiembre en un Día sin Compras y sin la contratación de servicios, cuyo uso pide que se reduzca a los esenciales o de primera necesidad. Y ello como respuesta a la puesta en marcha de medidas que están provocando que la crisis la paguen las víctimas y no los culpables.

El presidente de FACUA, Francisco Sánchez Legrán, considera que "el Gobierno parece que pretende apagar fuego con gasolina, porque ni se puede combatir el paro abaratando el despido ni respondiendo a quienes provocaron la crisis con una desregulación y una falta de control que no evitará que se repita".

Sánchez Legrán lamenta que "el Gobierno de España, como el de tantos países de nuestro entorno socioeconómico, haya olvidado las causas que originaron la crisis, la desregulación y falta de control de los mercados financieros, unida en España a la burbuja inmobiliaria".

Las medidas acordadas por el Gobierno para salir de la crisis "no harán más que perpetuar un modelo económico y productivo en el que están ausentes la ética y la sostenibilidad", señala el presidente de FACUA.

"Padecemos una crisis causada por la desregulación de los mercados y la avaricia del sector financiero más especulativo, que en nuestro país ha sido agravada por el fin de la burbuja inmobiliaria", plantea el manifiesto elaborado por FACUA, que puede leerse en la web FACUA.org/diasincompras.

FACUA denuncia que en lugar de buscar soluciones cuestionando "un modelo económico y productivo basado en la especulación y en patrones irracionales de consumo", se quiere utilizar la crisis que éste ha provocado "para justificar recortes sociales, recortes a los derechos de los trabajadores y recortes en las garantías y derechos de los consumidores, debilitando con ello las conquistas de la ciudadanía, las conquistas del Estado del bienestar".

"Durante los años de crecimiento", continúa el manifiesto, "nuestro modelo económico se basó en el consumismo de bienes y servicios y en la construcción de viviendas como sistema de inversión especulativo, cuyo fin era conseguir en poco tiempo grandes beneficios, generando con ello profundos desequilibrios sociales, solapados bajo un bienestar que se sustentaba en el endeudamiento familiar, la creación artificial y artificiosa de mercados poco transparentes y un abuso en la posición de las empresas frente a los ciudadanos (banca, telecomunicaciones, energía, etc.)".

FACUA advierte que "el consumismo parece seguir siendo el único valor y motor de nuestra economía, y la desregulación de determinados sectores estratégicos en pro del mercado puro y duro y en detrimento del ciudadano siguen siendo fines en sí mismos".

El manifiesto por el que se promueve este Día sin compras el 29 de septiembre recuerda que "son muchos los ejemplos y muchas las consecuencias sufridas estos años por miles de ciudadanos", y cita entre ellos la escalada demencial del precio de la vivienda, el endeudamiento familiar, los fraudes bajo productos de pseudoinversión, las quiebras de grandes compañías, las irregularidades continuas de las compañías aéreas, las cláusulas abusivas en contratos bancarios, las cláusulas suelo-techo de las hipotecas, los abusos de las telefónicas, la liberalización de los servicios energéticos de espaldas al consumidor, etc.

Ya somos 190.668